Los Boston Bruins arruinaron los festejos de los Blues en St. Louis y ganaron 5-1 el Juego 6 de la serie por la Stanley Cup. Tuuka Rask, otra vez, fue una de las grandes razones por las que Boston sigue vivo en la serie. El goalie finlandés tuvo 28 salvadas y le dio oportunidad a su equipo en un ambiente hostil y donde se respiraba ambiente de celebración. En ofensiva, los Bruins poblaron bien la blue line y presionaron bien la salida de los Blues.

Con ello pudieron generar robos y oportunidades. Mención especial para DeBrusk, que ayudó en los dos lados del hielo.

Los Blues tuvieron cualquier cantidad de power play y no pudieron aprovechar en ninguna de ellas. Además de todo, estuvo la capacidad del coach Bruce Cassidy de mover efectivamente sus fichas. Karson Kuhlman que es centro, fue insertado en la segunda línea junto David Krejci y Jake DeBrusk.

Kuhlman fue colocado como alero y metió el 3-0 en un gran tiro alto que venció a Binnington. A pesar de bajas de Chris Wagner y Matt Grzelcyk, Boston ha podido encontrar reemplazos, que además han producido con goles.

Marchand puso el 1-0 en un power play de 5 vs 3 y Boston nunca miró atrás en el Juego 6

St. Louis inició fuerte y con un power play generaron presión. Rask pudo contener un tiro de Schenn en el crease con su pad en una gran parada.

Ryan O'Reilly tuvo un mano a mano shorthanded, pero al llegar al crease no pudo controlar de todo el biscuit. Boston tuvo un respiro, tras ese power play en el que casi los Blues anotan un gol en inferioridad numérica.

Los Bruins pudieron meter el 1-0, gracias a varias circunstancias. Estando en power play, O'Reilly de STL sacó el puck por encima del acrílico y eso provocó un retraso de juego. Torey Krug mandó un slap shot, desde la blue line y en el slot bajo, Patrice Bergeron mantuvo viva la jugada y no permitió que el puck pasara a la zona neutral. David Pastrnak mandó un pase cruzado a Brad Marchand, que estaba sólo en el círculo derecho de faceoff. Marchand metió el 1-0 con un buen slap shot venciendo a Binnignton, por el lado de su guante y top shelf.

A partir del gol, Boston tuvo un buen forecheck y más tiempo en zona de los St. Louis Blues. STL asustó a Rask con un dump del puck y O'Reilly de espaldas dejó el puck a Perron en el slot, con un slap shot limpio. Rask contuvo bien cerrando las piernas.

Carlo metió el segundo gol para los Bruins y Kuhlman sepultó más tarde a St. Louis

Los Blues comenzaron el segundo periodo con power play y Schwartz cerca del crease puso el puck en la máscara del goalie Bruin, Tuuka Rask.

Boston tuvo una gran oportunidad con un pase largo de McAvoy, desde zona defensiva. El pase fue perfecto y el puck atravesó el rink, para parar en el stick de Heinen. El defensa y capitán Blue, Alec Pietrangelo, metió bien el stick para evitar el 1 vs 1 de Heinen vs Binnington.

El 2do periodo estuvo lleno de penalidades de Boston y más paradas de Rask. En un 5 vs 4, Maroon mandó pase cruzado al defensa Colton Parayk, que cruzo por el slot; el puck se fue desviado debido al buen achique de Rask.

Tuuka paró otra en un backhand de Pietrangelo. El puck quedó en el aire y McAvoy pudo colocar el puck en la espalda de Rask, para que no se metiera a la portería.

Al comienzo del 3er periodo, calló el gol de Brandon Carlo y el 2-0 de Boston. Jake DeBrusk peleó junto a las bardas, para mantener el puck en zona rival. Eso ayudó al slap shot de Carlo, desde la blue line y Kuhlman en batalla con un defensa Blue en el slot ayudó en una especie de pantalla, para tapar la visión de Binnington.

El puck iba botando en el hielo y Binninton nunca lo pudo ver bien y se metió por debajo del blocker.

El 3-0 llegó con Krejci robando puck en la salida y Kuhlman definió con un snap shot top shelf, por encima del blocker de Binnington. Tras el gol de STL (O'Reilly), los Bruins metieron el cuarto gol con gran forecheck de Kuraly, que le quitó el puck a Blais, que estaba dormido en el trapecio. Kuraly pasó a Marchand en el crease y este con backhand a un sólo Pastrnak del otro lado de la pintura azul.

David aguantó la salida de Binnington y definió alto, cuando el goalie de los Blues estaba tirado. Al final el marcador fue 5-1 y el miércoles será el juego 7 número 17 en la historia de la serie final, por la Stanley Cup. Abróchense los cinturones.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más