Desde el retiro sorpresa del ahora corredor Hall of Famer, Barry Sanders, no había ocurrido un suceso similar en la NFL. Andrew Luck anunció ayer su retiro y dejó un nudo en la garganta del mundo del fútbol americano. En la NFL, no sólo necesitas el talento sino salud y demás circunstancias (roster head coaches etc,) para poder ser constante por largo tiempo. En el caso de Andrew Luck, las lesiones y el desgaste mental fueron demasiado. Luck tenía las cualidades para ser el mejor QB de la liga, pero no la salud que es la base de todo.

Andrew Luck se retira tras 7 años en la NFL y donde puso grandes números con los Indianápolis Colts

Andrew Luck fue el pick 1 global del draft de 2012 y los Colts con él tuvieron a su QB franquicia, para suplir al legendario Peyton Manning. Luck fue todo lo que se pronosticó de él cuando en Stanford en la NCAA deslumbró con su talento. Luck tuvo el fantasma de las lesiones siempre presente en sus 7 años en la NFL. Este año los Colts llegaban con grandes ilusiones y como un caballo negro en la AFC.

Una OL reforzada y una mejor defensiva con el head coach Frank Reich en su 2do año (tras una sorpresiva primera campaña). Pero Luck y su lesión en la pantorrilla en el training camp echaron por la borda todo lo mencionado.

Luck perdió 29 juegos en su carrera por las lesiones. En 2015, Luck se perdió un poco más de la mitad de la campaña (9 juegos) con traumatismo de riñón y en la zona abdominal. Y en 2017, Luck no tuvo mejor suerte y se perdió toda la temporada. En este caso Luck tuvo problemas con su hombro derecho.

Luck siempre fue un QB especial por el hecho de tener un liderazgo nato y un gran instinto para escalar y salir de la bolsa para generar jugadas. Luck siempre tuvo gran brazo y que gustaba de ser vertical con sus receptores. Luck en especial tuvo gran química y a su mejor receptor en T.Y. Hilton.

Los Colts siempre tuvieron en Luck mejor suerte y probabilidades de ganar. Con Andrew desde 2012, Indy se fue con marca de 53 triunfos y 13 derrotas. Luck deja grandes números con 4 Pro Bowl y siendo líder de TD por aire en 2014 con 40.

Luck acabó con más de 23,000 yardas por pase, en sus 7 años de trayectoria (2 mil pases completos). Además, dejó un récord de 53 ganados con 33 derrotas. Luck en su última campaña pudo estar toda la campaña dejando 4,593 yardas aéreas, 39 TD y sólo 15 intercepciones. Andrew era un QB excitante por su capacidad de hacer daño, también con sus piernas. Luck acabó con 1,590 yardas terrestres y 14 TD por esa misma vía.

En general, deja 23,671 yardas con 171 anotaciones y 83 INT. Luck nunca tuvo buenas líneas ofensivas y las constantes capturas (174 en total) acrecentaron esas lesiones en su cuerpo. Al final Andrew pudo jugar 86 partidos en la National Football League.

Luck cayó en un círculo vicioso de lesión, dolor, rehabilitación y demás que acabaron con él mentalmente

Muchas veces a los medios, aficionados y demás se nos olvida que los atletas profesionales al más alto nivel, también son seres humanos. Andrew Luck entró en una bola de nieve, de la cual no pudo salir. Luck declaró que el proceso de lesión y recuperación acabó con su gusto por el fútbol americano. En 2018, el QB estelar de los Colts dijo en una entrevista que había pensado en retirarse.

La decisión de Luck a pocos días del inicio de temporada, deja a los Colt tocados de manera profunda.

Los QB que quedan en el roster son Jacoby Brissett, Philip Walker de Temple y hasta el controversial fuera del terreno, Chad Kelly de Ole Miss. Indy podría optar por algún veterano que sea agente libre o que sea un buen backup en algún equipo. Eso si, Luck tiene derecho a tomar su decisión, pero pudo hacerla con más tiempo para no dejar en el limbo a los Colts.

Luck llevó a los Colts a la postemporada en 2012, 2013, 2014 y 2018. Luck guió a los Colts a una victoria en Houston en la ronda de comodines en la más reciente postemporada.

Luck deja ese regreso épico en su primer juego de playoff en casa en 2014 vs KC. Andrew se quedó el año siguiente a un paso del Super Bowl XLIX, pero cayó ante su némesis, los Pats de Belichick y Brady. Eso si, nunca sabremos si el karma no le cobró factura a los Colts, por tratar de manchar con calumnias y difamaciones a New England, por el caso de Deflategate. Ese es tema para otro artículo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más