Por 2do año consecutivo, la gente en el Arthur Ashe Stadium vio como la fiesta de Serena Williams en el US Open era arruinada una vez más. En 2018 fue Naomi Osaka y ahora fue una joven canadiense de 19 años, Bianca Andreescu. La 15 de la siembra en la WTA entrando al torneo, derrotó en dos sets a Serena, para volver a dejarla a las puertas de empatar el récord femenil de Grand Slams (24) de la australiana Margaret Court.

Andreescu era la indicada para tumbar a Serena en una final. La canadiense ha tenido un ascenso meteórico en el ranking y su juego en este 2019. Bianca fue una pared que devolvió y con potencia, todo lo que le mandó Serena Williams. Andreescu bajó su efectividad al final del encuentro en su saque, pero esa fue una cualidad casi perfecta en la primera manga. La canadiense aprovechó también muchos errores de Serena con el revés a dos manos.

Eso y las dobles faltas de la estadounidense marcaron el destino de la final femenil.

Al final, Bianca no colapsó al dilapidar un 5-1 arriba y ganó 7-5 el 2do set para coronarse como la primera canadiense en ganar un trofeo de Grand Slam. Una jugadora, que en 1 hora y 40 minutos, arrolló a Serena como Halep lo hizo hace meses en la final de Wimbledon. Andreescu comenzó el año estando lejos de los rankings altos de la WTA.

Bianca ganó como Wild Card, el abierto de Indian Wells y con eso subió hasta 24 del ranking. Antes del US Open, ganó la Rogers Cup en Toronto. La rival fue también Serena Williams, que se retiró por lesión.

Bianca comenzó quebrando el juego y con el 2-0 arriba marcó el destino del encuentro

Andreescu le ganó a rivales rankeadas como Wozniacki, Mertens y Bencic para llegar a la final. Serena con algunos sustos le ganó a la joven McNally y a jugadores con buen ranking como Martic, Wang y en semis a la inspirada Svitolina.

Serena arrancó mal el partido y Andreescu la quebró de manera rápida, para ponerse arriba 2-0. Lo que no aprovechó Svitolina en las semifinales, si lo hizo Bianca.

Serena nunca se pudo encontrar en la cancha y Andreescu no le dejó recuperarse en la primera manga del encuentro. Andreescu desplegó su poder con 12 tiros ganadores y sólo 6 errores no forzados. Serena tuvo problemas por todos lados con dobles faltas y su revés a dos manos.

Bianca quebró el saque de Serena para llevarse el primer set con un cómodo 6-3. Bianca se vio como la veterana en ese primer set. La joven mostró un potente y preciso revés a dos manos, como su principal arma en los peloteos largos.

Bianca castigó temprano en el 2do set con el mismo revés y sus drives a las líneas, para hacer correr a Serena y que estuviera en la defensiva.

Andreescu mantuvo el pulso en el 2do set y apagó el intento de remontada de Serena

El 2do set pintaba para terminar rápido con el 5-1 a favor de la nueva perla del tenis canadiense.

Bianca se puso nerviosa y empezó a acumular muchas dobles faltas en su gran saque. Serena incluso subió a la red, para defender un buen drop shot. La menor de las Williams parecía destinada a quedarse con el 2do set, cuando empató a 5 de manera inverosímil.

Serena tuvo destellos con buenas devoluciones ganadoras al saque de Andreescu. Bianca pudo ponerse 6-5 arriba mostrando gran fortaleza mental y recuperación.

Serena con el partido perdido se soltó y cuando estuvo a su alcance mostró otra vez errores. Andreescu con el 6-5 a favor y sacando Williams, pudo aprovechar una doble falta y luego acabó el game, set y el partido con un drive brutal de derecha a la paralela.

Andreescu amanecerá como 5ta del ranking de la WTA. Serena perdió su 4ta final de Grand Slam, desde que ganó en Australia en 2017. Serena ha sido dominante pero en partidos grandes, si su potencia no esta allí es un jugadora sin tantas herramientas.

Bianca por su lado, muestra un juego variado de poder, defensa, drop shots y tremendos passing shots, con revés a dos manos. Eso además de su gran efectividad en su primer saque.

A Serena se le están acabando las oportunidades (después de ser mamá) de empatar el récord de Margaret Court. Kerber, Osaka, Halep y ahora Andreescu le han arruinado la fiesta en finales. La WTA sigue tan volátil como en los últimos años. Para Serena y los estadounidenses, una cachetada doble de guante blanco al ser una canadiense la victoriosa.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más