El karate es una de las Artes Marciales de origen asiático, considerado como una técnica de autodefensa con el combate a mano limpia, que intenta un perfecto dominio de sí mismo. La técnica básica en el combate consiste en avanzar, bloquear o desviar el ataque enemigo, oponiendo los antebrazos y contra atacando luego con golpes decisivos, sobre el punto sensible del adversario.

Según la opinión de expertos en deportes, tratar de salir triunfante en el karate no impide golpe alguno, pero la rapidez de la decisión y del movimiento son necesarios para vencer al oponente. Esta disciplina deportiva apareció el año siglo pasado, específicamente en 1922, en ese año el Ministerio de Educación de Japón presentó el karate como una importante novedad.

Algunos estudios sobre el karate demuestran, que entre las cualidades requeridas para practicarlo se encuentran una buena condición física, acompañada de un buen entrenamiento regular general. Por otra parte, en el combate es necesario poner en juego la vivacidad, flexibilidad y los esfuerzos violentos, que liberan toda la energía y exigen una gran firmeza muscular. Finalmente, la mayor dificultad reside en el control de sí mismo y en la fuerza que, a la vez, se debe expulsar y dominar.

Beneficios del karate en el organismo humano

El control de sí mismo representa en mayor beneficio del karate, el cual se adquiere lentamente y se perfecciona con una práctica perseverante. Además, todos los grupos musculares trabajan intensamente: los miembros inferiores deben asegurar un equilibrio sólido y una viva capacidad de extensión y los miembros superiores aseguran, a la vez, la defensa y el ataque.

Recomendaciones y riegos de las prácticas de karate

En este deporte, los ataques son violentos y se efectúan como resistencia, lo cual hace imposible la adaptación cardiovascular al esfuerzo. Hay que mantener una buena capacidad básica en el plano cardíaco y pulmonar, completando este deporte con una actividad de duración, como el jogging y no descuidar el indispensable calentamiento preparatorio.

Por otra parte, durante los ejercicios y los combates, se recomienda llevar protectores específicos para las partes del cuerpo más expuestas al ataque, como las piernas, antebrazos, puños, senos, y testículos. Los riesgos son esencialmente de orden traumático.

Una de las particularidades de este deporte consiste en la utilización de una vestimenta especial, que básicamente es un uniforme, compuesto por chaqueta, pantalón, cinturón o faja, cuyos colores varían en relación a la categoría que se obtenga, a partir de la práctica sistemática del karate.

Este deporte ha tenido una amplia difusión en muchos países y es especialmente atractivo para los niños, debido a que los ayuda a calmar ansiedades infantiles, la hiperactividad o la falta de disciplina, entre otras dolencias de la salud o del comportamiento de los chicos, que suelen preocupar a los padres.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!