Tyson Fury cumplió y le dio una paliza a Deontay Wilder. El Gypsy King es ahora el campeón completo del CMB y se hizo justicia, respecto a la primera pelea. Fury ganó el combate, pero dos caídas le permitieron a Wilder salir con el título por la vía del empate. Ahora no hubo dudas y el TKO llegó en el 7mo asalto. Hace un año o dos, pocos hubieran pensado que Anthony Joshua y Wilder estarían ya sin sus invictos. Fury sigue sin ser derrotado y a sus 31 años ha tomado un 2do aire, tras problemas de adicciones y enfermedades mentales.

Fury ganó esta pelea por una sencilla razón, es un peleador de peso completo especial, tanto dentro como fuera del encordado. El Gypsy King tiene esa personalidad bizarra, pero que a la vez lo hace carismático. En el ring su manera de moverse, marcar el jab y contragolpear, es especial y de lo más técnico, que hemos visto en tiempos recientes en los pesados. Hace años, Fury detuvo la racha de 10 defensas seguidas de Wladimir Klitschko; ahora tumba otra racha igual que el peleador de Alabama.

Tyson Fury, Joshua, Wilder y otros más que vienen como Usyk son la nueva camada, que ha revitalizado a los pesos completos en el pugilismo.

Los reinados de los Klitschko tuvieron su enorme mérito, pero coincido en que los pesados cayeron en un bache de popularidad para medios, patrocinadores, fanáticos y demás. La 2da pelea entre Fury y Wilder se definió en el momento que el inglés mandó a la lona a Wilder con un golpe a la oreja. El resto fue trámite y la esquina del Bronze Bomber debió parar el combate, mucho antes del 7mo asalto.

Tyson Fury, peleó, triunfó y cantó en Las Vegas

Los dos púgiles llegaban invictos con Wilder logrando 42 KO en 44 combates; Fury 20 KO en 30 peleas. Wilder y su única, pero arma explosiva era su derecha de hierro. Fury, por otra parte, llegaba con más argumentos boxísticos, aunque sufriendo de más (con un feo corte en la ceja) para vencer al sueco Otto Walin en su más reciente pelea. La primera pelea fue mucho mejor, que la revancha.

Wilder vs Fury II fue de un sólo lado y sin tanto drama, como la pelea de 2018.

El combate fue tan simple, que hacer el análisis o crónica se reduce a muy poco. La entrada en un trono de Fury prueba que por algo tuvo una lucha hace pocos meses en WWE. Está hecho para el show. Wilder entró con una armadura y una máscara a la que se le prendían los ojos.

Fury eso si, fue inteligente en llegar más pesado que al anterior combate vs Wilder. Fury desde el primer round fue hacia adelante. Wilder más precavido fue meticuloso con su zurda para preparar el camino a la derecha. El problema es que Tyson Fury no es cualquier peleador en la división.

El inglés tiene excelente bending y además sabía que - con su peso extra - cansaría a Wilder. Fury en los clinches fue cansando a Wilder y eso fue un pequeño detalle del combate, además de los golpes potentes.

Wilder encontró un buen gancho de derecha en el primer round, pero Fury lo recibió como si nada. Fury de cualquier manera arrinconó al campeón, contra las cuerdas y fue más activo en el asalto. El 2do fue el mejor round de la pelea, pero con Tyson estableciendo mejor su jab; un golpe no para tomar distancia, pero si para causar daño.

El 3er asalto marcó un punto de inflexión. Fury mandó a la lona a Deontay con un gancho de derecha, a lado de la cabeza.

Ese golpe no sólo tiró a Wilder, pero lo mantuvo sin balance en el resto del combate. Deontay en el clinch se resbaló y también se contó como caída para un 10-8. Wilder se agarró mucha de las cuerdas, para orientarse y sin piernas.

Fury en el 5to lo volvió a mandar a la lona, pero el referee le quitó un punto por agarrar de más en el clinch (round de 10-9). En el 7mo round, se dio el TKO con la esquina de Wilder decidiendo, que ya era demasiado castigo. Fury ahora podría tener otra pelea vs Wilder por la cláusula en el contrato. La otra opción podría ser unificar los títulos OMB, AMB y FIB en poder de Anthony Joshua.

Esa pelea entre británicos podría llenar fácilmente Wembley Stadium.

Al final del día, Wilder y Joshua podrían pelear en un futuro, pero ya sin el aura de invicto de ambos. Es lo que pasa cuando los promotores e intereses chocan y ya pocas veces vemos a los mejores, contra los mejores (o los campeones vs los campeones). El Gypsy King es ahora el rey del Boxeo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!