El fútbol es muy injusto en muchas ocasiones. Lo que hoy pasó en Anfield Road es prueba de ello. El campeón de Europa, el Liverpool, fue el único que salió al campo a proponer y jugar. El Atlético de Madrid es fiel a lo que era Simeone como jugador. Los colchoneros juegan con el cuchillo entre los dientes, en el límite del reglamento y dando patadas. El Liverpool ganaba 2-0 en el tiempo extra con el gol de Firminho, cuando de manera circunstancial vinieron los goles del equipo español.

El portero Adrián regaló la eliminatoria al Atlético con un mal despeje y Llorente colocó el balón bajo y raso.

En otro pelotazo sucedió lo mismo con Llorente y Morata en el segundo tiempo extra en el mano a mano superó a Adrián. Todo eso borró las más de 15 salvadas de Oblak en portería y las oleadas de un Liverpool, que se va con la cara al sol defendiendo su título de Europa. El Atlético así ha llegado lejos en Europa en años recientes y hasta estuvo en dos Finales.

Pero algo es cierto, para poder ganar este tipo de torneos hay que hacer mucho más. El Atlético se ha encontrado con el karma de la manera más cruel, como en las finales vs el Real Madrid en Lisboa y Milán. Es fútbol y puede pasar lo que sea, pero algo que se podría modificar es el hecho de que los goles de visitante, ya no contaran doble en la prórroga.

El Atlético pasa a cuartos de manera circunstancial, al ganar 3-2 en Anfield

Los Reds de Klopp alinearon con un 4-3-3 con Adrián en puerta por la lesión de Allison. Gómez y van Djik estuvieron en la central con dos tremendos laterales como Robertson y Alexander-Arnold. Henderson estuvo en la bomba central, con Oxlade-Chamberlain y Wijnaldum a los lados.

En la delantera estuvo el tridente letal de Firminho, Salah y Mané.

Simeone mandó a su equipo alineando un 4-4-2. Oblak que fue la clave estuvo en el marco. Feipe y Savic como centrales y Lodi más Trippier a los lados. Partey y Koke fueron los elegidos en mediacancha con Saúl y Correa acompañándoles en esa línea de 4.

Simeone puso arriba a Joao Félix y a Diego Costa, que fue sorpresa en lugar de Morata o Carrasco.

La primera fue para el Liverpool al minuto 5 con un cabezazo al centro de Wijnaldum, que atrapó Oblak. Oxlade Chamberlain avisó con un tiro raso, que sacó bien a una mano el eslovaco Oblak. La primera de muchas paradas increíbles que hizo el ex del Benfica. Al 34, Oblak paró una oportunidad de doble disparo de Mané. El Atlético renunció al balón y el Liverpool tuvo 70 % de posesión de balón y con llegadas más intensidad. El Liverpool lo intentó de todas formas; Firminho cerrando la pinza a bocajarro, pero Oblak metió otra vez la mano.

Wijnaldum puso arriba al Liverpool con un cabezazo picado dentro del área chica.

Oxlade-Chamberlain dio un gran centro; Oxlade fue de lo mejor de los Reds ocupando posiciones en zona ofensiva y siendo de los más lúcidos. Oblak siguió sacando todo desde salir con los puños o tiros de fuera del área. Robertson, Alexander-Arnold y Oxlade-Chamberlain se cansaron de tomar las bandas y mandar centros. Hasta el poste salvó al Aleti como el cabezazo, al poste de Robertson al minuto 66.

El Liverpool lo intentó de chilena hasta en dos ocasiones con Mané dentro del área. En el tiempo extra Wijnaldum se fue por la banda y su centro encontró la cabeza de Firminho. El balón fue al poste, pero el rebote le quedó al brasileño para el 2-0. El Liverpool estaba en cuartos, hasta que el portero Adrián cedió un balón en la salida.

El medio ex merengue Llorente aprovechó para colocar un tiro, desde la media luna. En un balonazo, Llorente repitió la dosis de similar manera. El Liverpool perdió al final 3-2 y revivió esa noche de Kiev, donde otro arquero (Karius) fue el villano.

El PSG con goles de Neymar y Bernat eliminó al Dortmund

El Dortmund traicionó su idea Futbolística y no apareció en París, hasta que ya perdía 2-0. En el primer tiempo, el PSG tuvo posesión pero no peligro. Al final del primer tiempo cayeron los goles. En un tiro de esquina, Neymar se le adelantó a Achraf y puso el 1-0. En una jugada combinada Bernat desvió un centro para el 2-0 del PSG.

Sin Mbappé (anginas) y público, el PSG por fin rompió su maleficio de 3 años seguidos cayendo en octavos de final.

El futuro de la Champions está en vilo de cualquier manera por el virus mortal que actualmente azota al mundo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!