Crossfit es una disciplina muy popular, que se define como un sistema de entrenamiento de fuerza y acondicionamiento basado en ejercicios funcionales constantemente variados realizados a una alta intensidad. Sin embargo debes tener cuidado: es efectiva y solo se vuelve beneficiosa si se realiza de acuerdo con tu nivel de entrenamiento.

Todo el mundo habla de Crossfit: es bueno, duele, te hace perder peso, te hace crecer. Pero, ¿dónde está la verdad? CrossFit es una disciplina nacida en 2000 de la idea de Greg y Lauren Glassman. De hecho, los gimnasios donde se practica Crossfit, para llevar este nombre, necesariamente deben estar afiliados a la asociación estadounidense.

Los entrenamientos de Crossfit implican los llamados movimientos funcionales, es decir, que reflejan los gestos diarios, por lo tanto, generalmente involucran todos los músculos del cuerpo. Otra característica fundamental de los ejercicios en esta disciplina es que involucra movimientos de alta intensidad. Esto no debería asustarte: un instructor bien preparado sabe a dónde puede ir el alumno y modula la capacitación de acuerdo con su nivel de preparación, quizás simplificando los ejercicios o proponiendo alternativas más simples. La combinación de ejercicios constituye un entrenamiento, que en una caja se llama wod (entrenamiento del día) y que varía todos los días.

La sesión de entrenamiento dura 15-20 minutos, mientras que el resto del tiempo (generalmente las lecciones duran una hora) se dedica al calentamiento, ejercicios abdominales (inevitables) y estiramiento final.

Ejercicios en Crossfit

Este deporte proporciona ejercicios básicos, con nombres reconocibles en cualquier parte del mundo. Estos se inclinan sobre los brazos (flexiones), sentadillas, flexiones, levantamiento de pesas o pesas, pesas rusas, unidos para crear un entrenamiento variado y adaptable para cualquier nivel de preparación física.

Es una actividad física bastante exigente y puede ser practicado por hombres y mujeres. Lo importante es que el entrenamiento esté programado y que los pesos no se eleven demasiado, para no "agrandar" los músculos de quienes no quieren tener esa tendencia.

Si las cargas de trabajo permanecen bajas y el número de repeticiones es alto, el problema de "hacerse grande" no existe.

En cuanto a la efectividad de este entrenamiento, debe practicarse al menos dos veces por semana, tal vez combinándolo con una sesión de cardio semanal (ciclismo, carrera, natación.)

Primero: no te lastimes

Lo importante es elegir una caja con instructores extremadamente experimentados: el consejo siempre es llevar a cabo una o más lecciones de prueba (sí, incluso si se les paga) antes de decidir cuál es el adecuado para nosotros.

Para mantenerse alejado de las lesiones, es bueno no exagerar, incluso si se lanzan desafíos en el gimnasio (a menudo contra usted mismo). De lo contrario, el riesgo es el de obtener contracturas, distensiones, inflamación de los músculos (a menudo de la espalda) que, aunque sean leves, son molestos y pueden requerir un tiempo de parada antes de que se resuelvan.

Mantenerse siempre dentro de los límites y detenerse cuando está demasiado cansado es una regla a seguir siempre.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!