Mantenerse en forma es el pasaporte a la belleza y una vida larga y saludable, es un hecho. Pero es igualmente cierto que hay más y más personas que, en lugar del gimnasio tradicional, tal vez con cursos y horarios preestablecidos, prefieren un entrenamiento guiado y verdaderamente personalizado. Sin embargo, una vez que se hayan aprendido todos los secretos de la aptitud física asesorados en cierta medida por un entrenador experto, también existe la necesidad de encontrar espacios y tiempos para hacer sus ejercicios. Con el ritmo de vida de hoy no siempre es posible ir al gimnasio o al parque con un entrenador personal.

Sin embargo no hay escasez de soluciones fáciles y baratas para continuar el acondicionamiento físico. Con pocas precauciones, nuestro hogar y lo que contiene puede convertirse en un verdadero gimnasio privado. De hecho, existen numerosos ejercicios que se pueden realizar, en cualquier momento, entre las paredes domésticas.

Aquí hay algunos consejos fáciles para comenzar.

Con pocas precauciones, nuestro hogar y lo que contiene puede convertirse en un verdadero gimnasio privado. De hecho, existen numerosos ejercicios que se pueden realizar, en cualquier momento, entre las paredes domésticas.

1. Una silla es mucho más que una silla

Cómo hacerlo: se inclina con ambas manos en el respaldo de la silla, gira los pies 45 grados hacia afuera y, siempre permaneciendo unidos a la espalda, con las piernas ligeramente separadas, se dobla sin exceder la altura de las rodillas .

Permanece en posición durante al menos 30 segundos y luego repite después de un descanso de 20 segundos.

Por qué hacerlo: Así se trabajan los glúteos, los cuádriceps, los isquiotibiales y las pantorrillas. Es un entrenamiento completo de la parte inferior del cuerpo.

2. ¿Viste el arco de la puerta?

Cómo hacerlo: El arco de la puerta es útil para mejorar la movilidad y la musculatura de las extremidades superiores.

Simplemente párate en el centro de la puerta (abierta, por supuesto), descansa las palmas de las manos sobre el arco, manteniendo la altura de los hombros en alto. Como si quisieras ampliar la puerta, tienes que empujar durante 20 segundos. Repite algunas secuencias.

Por qué hacerlo: Se trabajan los tríceps y deltoides, para tonificar brazos y hombros.

3. Una pared es suficiente

Cómo hacerlo: un ejercicio fantástico para los glúteos, que también se realiza en el gimnasio. Con la espalda firmemente apoyada contra la pared, bajas la pared como si estuvieras sentado en una silla imaginaria. Permaneces doblado con las piernas a 90 grados con respecto al torso, tratando de apretar los pies firmemente contra el suelo. Permanecemos en posición durante 50 segundos, luego nos levantamos y después de un descanso de 20 segundos se repite al menos tres veces más.

Por qué hacerlo: Es un ejercicio muy bueno para los glúteos. Es una actividad ideal para quienes corren o hacen ciclismo de forma independiente. Es beneficioso para los músculos de las piernas que, de lo contrario, podrían no funcionar correctamente.

4. En el toallero del baño

Cómo hacerlo: en los hogares de hoy en día los toalleros están cada vez más presentes. Obviamente, si están bien fijados a la pared, se pueden transformar en un aparato para ejercitarse. Se puede hacer dos tipos de ejercicios: el primero, poner una toalla en la barra del toallero a la altura de los hombros, tomar los dos extremos y empujar hacia abajo con los brazos. Así es como funcionan los tríceps. El segundo consiste en insertar la toalla en un punto bajo, a la altura de las rodillas, y siempre sosteniendo las dos aletas, levante los brazos hacia arriba. Así que trabaja los bíceps.

Por qué hacerlo: Fortalece los músculos de los brazos y los hombros, sin desgarros.

5. Se necesita una mesa

Cómo hacerlo: una mesa o incluso un escritorio son excelentes superficies de apoyo para realizar dos series de ejercicios: el primero consiste en colocar las manos en la superficie y, sin arquear la espalda, empujar una pierna a la vez primero detrás de usted y luego hacia los lados. Al final de una serie de 20 saltos por pierna, uno gira y se apoya en la mesa y apoya las manos, levanta una pierna hacia el pecho y la baja, sin tocar el piso con el pie. Entonces 10 veces por pierna.

Por qué hacerlo: Trabajan piernas, glúteos y abdominales: un ejercicio fácil perfecto para todos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!