Luego de la salida de Cristiano Ronaldo del club merengue, el Real Madrid parece estar superando la resaca del abandono del lusitano, sin embargo y a pesar de coronarse campeón una vez más en La liga, todo parece pasar a segundo plano pues la nueva estrella se ve manchada por la polémica que el equipo arrastra en las últimas jornadas al puro estilo de la famosa película, Triunfos robados.

Con cuatro puntos de ventaja sobre su eterno rival el Barcelona, el cuadro de Zinedine Zidane llegó a su cita con el cuadro del submarino amarillo, el Villareal, para poder colgarse el título de campeón, pues con una serie de resultados, eso era altamente probable.

Al final, todo se dio, el Real Madrid consiguió la victoria, y el Barcelona, quien pasa por una mala racha, perdió contra el Osasuna por dos a uno, no obstante, al ahora campeón, le llueven críticas, pues una vez más se le acusa de amañar los partidos a su favor.

El partido

El partido inició sin contratiempos muy temprano, el equipo blanco se fue arriba en el tanteador, con un gol marcado por Karim Benzema al 28´. Todo marchaba con aparente normalidad cuando se desató la ira mundial de los opositores al llamado equipo más importante del mundo con un penal en los linderos de área que pronto se viralizó, precisamente por su relevancia en el torneo, ya que de marcarlo, significaría el inminente trofeo para los blancos.

El penal y el villano

Por si fuera poca la tensión en torno al partido de los madrileños, el jugador implicado no pudo ser otro que Sergio Ramos, protagonista también de mucha de la animadversión de los enemigos del madridismo, quienes por años lo han acusado de ser poco honesto y sucio dentro del campo de juego.

Bien, pues el defensa, luego de robar un balón en los linderos del medio campo, corrió a toda prisa hasta el área y fue derribado.

El error

En apariencia todo en orden, sin embargo, en una imagen de televisión que ya circula como pólvora en redes, se puede notar cómo a Ramos no solo no lo tocaron, sino que, en primera instancia, el contacto se dio fuera del área.

Además, al sentir la presencia del adversario, el también defensor de la furia roja se tiró al suelo y fingió estar lastimado. Hecho que ha alimentado aún más las críticas en su contra.

Por desgracia, el evento de hace algunas horas se suma a la polémica del club que en jornadas recientes ya había sido acusado de recibir ayuda de los árbitros en La liga de España siéndoles marcados varios penales que irían de manera directa a la tabla de puntuación y que por lo menos habría hecho más reñida la competencia por el título en la misma. Además de ello, se rumora en el seno Futbolístico español, que gran parte de los árbitros son fanáticos del club merengue, cosa que alimentaría la duda.

Así, la estrella 34 en las vitrinas del Real Madrid se ve manchada por la crítica y su falta de deportivismo dentro y fuera del campo.

De todos modos, a los fanáticos las acusaciones parecen importarles poco y ya festejan en todas las latitudes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!