"La máquina" del Cruz Azul, club de fútbol de la liga mexicana ha cosechado más derrotas que éxitos en los últimos 32 años, mismo tiempo en el que ha estado al frente Guillermo Álvarez Cuevas, quien heredara el poder a su vez de su padre. Con un solo título en su dirección, la afición culpó por años a "Billy" por sus malas formas, poniendo en repetidas ocasiones su renuncia. Bien, parece que por fin los dioses del balompié escucharon sus súplicas, pues, esta madrugada se anunció el fin de una era, toda vez que él hasta hace una hora presidente de la cooperativa, anunció su renuncia al cargo.

Los escándalos de 'Billy'

El adiós de "Billy" Álvarez como dirigente del club no se da en las mejores condiciones, pues, apenas el año comenzaba, se le acusó de malversación de fondos por parte del fisco, y aunque en aquel entonces salió bien librado y dijo que el club "no corría riesgo alguno", apenas una semana atrás se supo que ahora existía una orden de aprensión en su contra, misma que parece terminó por firmar su sentencia como el líder absoluto de "La máquina".

La gota que derramó el vaso

Desde hace unos años atrás, el equipo de la Cruz Azul vive una disputa interna por el poder divido entre la familia Álvarez y los representantes de la cooperativa o el grupo de trabajadores, que exigen su parte y poder como dueños legítimos del equipo.

Recordemos que Cruz Azul es un equipo conformado en sus raíces principales por sus trabajadores, de ahí que sea una cooperativa.

Un campeonato en 32 años

Durante las gestiones del ahora ex presidente de la Cruz Azul, solo se obtuvo un solo título, el del invierno del 97 en contra de los panzas verdes del León, en cambio, se cuentan por cientos los escándalos del equipo: leyendas de la talla de Juan Francisco Palencia y Carlos Hermosiilo, ambos campeones y piezas clave de aquel torneo del 97, quienes salieron por la puerta de atrás y todo, según rumores, por problemas con el mismo "Billy" Álvarez.

Además de todo y por si eso no fuera demasiado, se ha acusado a la dirección de Cruz Azul de estar enredado en mafias deportivas, que inmiscuyen malos futbolistas por alto costo, cuyas contrataciones solo tenían el objeto de enriquecer los bolsillos de unos pocos dentro de las filas del club, cosa que por años llevó al equipo a fracasar en las finales en las que tuvo oportunidad de participar.

Al final, parece que las súplicas de los aficionados del equipo fueron escuchadas, pues en gran medida, alegaban que era necesario un cambio en la diligencia, para regresar a las épocas de gloria que llevó al equipo a ser considerado como uno de los cuatro grandes del fútbol mexicano por su avasallador paso en la década de los setentas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!