El Real Madrid siempre vuelve y la muestra estuvo hoy en Camp Nou. El equipo merengue viajó a Barcelona para El Clásico en medio de una crisis profunda. El Madrid perdió 3-2 en Champions en la semana y nadie pensaba, que podía ganar el día de hoy contra los blaugranas. Pero el Madrid siempre es así, está en su ADN el siempre ganar cuando todo parece perdido o la inercia es muy negativa. Zinedine Zidane ha convertido el Camp Nou en su jardín personal, al todavía no perder en él como director técnico madridista.

El primer tiempo fue de una ida y vuelta furioso entre dos equipos con problemas de retención en medio campo y que han visto mejores versiones.

El gol de Valverde en un pase filtrado de Benzema fue contestado inmediatamente por el juvenil Ansu Fati. El segundo tiempo fue para el Barcelona con el Madrid replegado y buscando dañar en espacios. El penal de Lenglet a Ramos fue muy claro y a pesar de que se lean incoherencias propagandísticas, el árbitro no erró en ir al VAR a revisarlo.

Modric dio la puntilla con un golazo en una jugada, donde Neto quedó mal colocado por ir a chocar una jugada previa. El croata, ex Balón de Oro, tuvo paciencia y recortó a Neto y a la defensa para definir con clase de tres dedos y a la red. El Madrid en Champions sigue generando dudas, pero el campeón actual de España, ya lleva 13 puntos y es líder.

Valverde y Fati marcaron en un primer tiempo entretenido y de llegadas

Zidane salió con un 4-3-3 con Courtois en puerta, más Ramos y Varane en la central. Zidane optó por Mendy y por Nacho, en lugar de Marcelo en la lateral (Marcelo de los más señalados en la debacle vs el Shakhtar). En la media, jugaron Kroos, Casemiro y Valverde (Modric en banca habiendo jugado a media semana).

Arriba jugaron Vinicius, Benzema y Asensio que fue la sorpresa.

Ronald Koeman en su 4-4-2 alineó a Neto en puerta, además de Piqué y Lengelt como centrales. En las bandas jugaron Alba y el estadounidense ex Ajax, Dest. En la bomba central jugaron Busquets y Frenkie de Jong. A lado de ellos estuvieron Pedri y Coutinho.

En punta jugaron Messi y Ansu Fati. Koeman dejó en la banca a Pjanic con mas experiencia en partidos de este tipo. Griezmann que sigue deambulando en el club, tampoco arrancó en el once inicial.

El primer tiempo tuvo 25 minutos de ida y vuelta con gran ritmo de ambos equipos. Al minuto 5, cayó el primer gol del partido cortesía de un pase filtrado de Benzema a Valverde, que entró sólo al área chica. El uruguayo le ganó la espalda a Piqué y cruzó de gran manera para vencer a Neto. El empate a 1 no tardó con una desatención grave de la defensa blanca; Messi metió un balón largo por encima de la defensa a Alba y éste entró sólo por la banda para mandar un centro a Fati, que sólo empujó el cuero a la red.

El Madrid se sacudió el efecto del gol y empezó a tener más el balón; algo raro en los partidos vs el Barcelona, donde siempre los culés tenían más el cuero. Poco a poco, el Madrid recuperó más balón en la salida del rival como con barridas de Nacho para armar transiciones. Al minuto 24, Messi se quitó a Ramos con un recorte dentro del área, pero Courtois paró bien a su palo cercano. El Madrid de inmediato replicó con un pelotazo a Kroos y centro a Benzema, que de una remató (pero sacó sin problemas Neto).

Ramos convirtió el 2-1 en el primer penal, a favor del Madrid en Camp Nou desde hace 13 años

En el segundo tiempo, el Barcelona presionó la meta del Madrid, pero Coutinho falló un gran centro de Ansu y su remate de cabeza se fue por un lado.

Al 60, vino una pelota parada merengue y Lenglet jaló de manera clara a Ramos hasta el punto de casi romperle la playera. El árbitro Munuera fue al VAR a revisar la jugada y de manera más que correcta señaló el penal. Ramos (especialista en penales), metió su gol 99 como merengue con suave toque.

A partir de allí, el Madrid se replegó más y atacó en transición con llegadas claras de Kroos y Rodrygo con Neto parando tiros en el área chica. Ramos de volea al segundo palo también puso a trabajar a Neto. Al 90, Modric, robó en la salida y filtró a Rodrygo; Neto salió y dejó el balón. Luka que recortó al porteo y la defensa, para definir como crack de tres dedos. El Madrid ganó porque fue mejor en las dos áreas y supo ser contundente.

Asensio y Lucas estuvieron fenomenal en las ayudas defensivas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!