Los Houston Astros no tendrán redención en la temporada, después del escándalo de robo de señales. Los Tampa Bay Rays evitaron que los Astros regresarán a la Serie Mundial en un tenso Juego 7 de la ALCS. La novena de Kevin Cash no dilapidó al final la serie con ventaja de 3-0 y Charlie Morton fue el ace, que dio la diferencia. Además, el cubano Randy Arozarena fue ese bate clutch y, por ende, fue el MVP de la serie de campeonato.

Los Rays se convirtieron en el primer equipo en perder una ventaja de 3-0 y aún así ganar el 7mo juego. La clave para Tampa Bay en toda la serie fue esa gran defensiva y el ir adelante en la pizarra.

A pesar de decisiones dudosas de Kevin Cash de sacar temprano a Morton por un relevista en la 6ta, el bullpen de los Rays fue sólido en las 4 victorias en la serie.

Mike Zunino fue otro que despertó de su letargo, tras tener un HR temprano en la serie. El catcher ex de los Mariners, tuvo un cuadrangular clave en el Juego 7. Arozarena está convertido en el bate más temible en el planeta y su cuadrangular fue la muestra de como en octubre suelen salir héroes inesperados. Al final, la última escena de los Astros fue de un frustrado José Altuve yendo por el túnel hacia los vestidores. Un final cruel, pero muchas veces todas las cosas en la vida se pagan tarde o temprano.

La gema de Morton más el bate de Arozarena, dan el pase a los Rays a su 2da Serie Mundial

Charlie Morton debería tener el apodo de Mr. Game Seven. El ex Astro y Phillie, es ahora el único pitcher en la historia con marca de 4-0 en juegos de todo o nada en la trayectoria de la postemporada. Morton comenzó con ese sinker adentro y con vida tardía para amarrar bates.

Morton ubicó bien su sinker adentro de la zona para generar contactos, pero en forma de elevados. La primera entrada la acabó con una barra de cacao a Correa con una curva a la tierra y con ventaja en la cuenta.

Lance McCullers Jr. abrió por Houston y en la primera entrada recibió un daño, que resultaría fatal.

Randy Arozarena había sido dominado en los últimos juegos con pitcheos quebrados adentro. McCullers con la cuenta 2-2, repitió una recta (baja pero en zona de strike) y el cubano no perdonó con HR al central. Las dos carreras de Tampa Bay en la primera entrada fueron claves en un partido de todo o nada. Arozarena llegó a 7 cuadrangulares en esta postemporada y en el novato con más en la historia de unos playoffs.

Los Rays en la 2da entrada mostraron su gran defensiva con un lienzo beisbolero de Willy Adames en las paradas cortas. Adames se tiró el clavado en el límite de la tierra y el pasto y tiró a primera para sacar a Bregman (out clave iniciando entrada). En la 2da baja, Zunino se encontró con una curva colgada, que mandó al segundo piso en el izquierdo.

La pizarra 3-0 fue demasiado para los Astros.

Morton acabó su labor en la 6ta entrada (5.2 tercios) con 6 ponches y una sola base por bolas. Morton logró sacar 7 outs en elevado y 4 en rolas con su curva. Con dos en base y dos outs, Cash siguió su filosofía de siempre y sacó a Morton de manera polémica. Nick Anderson retiró al peligroso Brantley en el segundo pitcheo con una recta de 97 alta, pero que jaló el ex Indian. Brantley tuvo un mal turno y sin trabajarlo como es su costumbre.

Con la pizarra 4-0, Anderson sacó una rola de doble play de oro con una curva alta, ante Gurriel (7ma alta). En la 8va Fairbanks se metió en problemas admitiendo dos carreras, pero sacó el tercer out con una recta a las nubes, ante Bregman (de pésima serie).

Fairbanks retiró a Díaz con una curva baja y elevado y los Rays ganaron una serie, que parecía iba terminar en colapso.

Max Fried recibió dañó tempranero y los Dodgers vencieron a los Braves para obligar a un Juego 7

Max Fried tuvo una apertura de calidad con 6.2 innings de sólo 3 limpias. El problema para Fried y los Braves fue la 1era entrada. Fried no empezó con el mejor comando de su curva y Seager prendió la curva adentro pero alta. El cuadrangular solitario siguió a otro igual del peligroso Justin Turner. Fried dejó una recta por el medio y Turner no perdonó ese gran error. Al final, el inning fue 3 con un remolque más cortesía de Bellinger. Los Braves tuvieron una casa llena sin outs en la 2da entrada, pero no aprovecharon.

Walker Buehler trabajó por 6 entradas y se llevó la victoria (7 barras de cacao).

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!