El béisbol es y seguirá siendo un deporte donde los instintos, corazón y talento definen lo que pasa en el diamante y por ende el marcador final. La sabermetría y las computadoras deben ser un apoyo, pero jamás la manera de dirigir por encima de las decisiones instintivas de un manager. Los Dodgers ganaron 3-1 el juego 6, gracias a esa decisión de Cash. Betts anotó una carrera y el HR del seguro en la 8va entrada y eso fue suficiente para que los Dodgers por fin tras tanto dinero y fracasos, ganaran su primer título desde 1988.

Todos los 30 equipos en Grandes Ligas usan la sabermetría y cada vez más.

Es por eso que ya no vemos toques de bola, porque es regalar un out al contrario. Es por eso que también vemos más formaciones especiales en defensiva. Pero los Rays son de los equipos que más se recargan en el uso de los números y matemáticas avanzadas.

La decisión de Kevin Cash de sacar a Snell con 5.1 entradas de labor y 9 barras de cacao, es una que generó debates en todo el mundo deportivo. La decisión de Cash vino desde una filosofía del equipo y no tanto sabermetría como se piensa. Snell no había lanzado más de 6 entradas en la temporada y Cash argumentó, que no quería que enfrentara por 3era ocasión a Betts y Seager. Cash, tal vez, podría argumentar que la 3era vez que veían a Snell en la campaña, le bateaban .304 (.307 la 2da vez).

Cash sacó a Snell que había dominado a Betts y Seager (especialmente con curvas) y metió a Nick Anderson. Un relevista que, poco a poco, en postemporada fue mostrando grietas y vulnerabilidad. Anderson se convirtió en el primer pitcher en la historia de los playoff con una carrera admitida en 7 apariciones.

En su manera de manejar, Cash hizo lo que normalmente hacían los Rays. Anderson era la peor opción disponible dados los números, pero Cash confió en él siendo uno de sus brazos de relevos fuertes. El colapso vino después y es una prueba más de que las computadoras deben servir como apoyo, pero no sustituir los instintos humanos.

Blake Snell mantuvo el juego 1-0 para los Rays hasta que Cash decidió regalar la Serie Mundial

Tony Gonsolin abrió el juego por los Dodgers y Randy Arozarena siguió escribiendo su nombre en la historia de récords en playoff. El cubano prendió un slider afuera y arriba del cinturón y la bola se fue a las gradas del jardín derecho. Arozarena con sus 10 HR en playoff, pudo haber ganado el MVP a pesar de estar en el equipo que no ganó la serie.

Blake Snell mostró el repertorio que le hizo Cy Young del joven circuito hace dos años. Snell ponchó a Turner, Seager y Betts en la primera entrada. La clave de su apertura fue el ponerse en ventaja en la cuenta mezclando algunas curvas y sliders adentro y bajos; terminando a muchos bates con una recta alta silbante de 97 millas.

En ofensiva, los Rays siguieron batallando y dejando hombres en posición de anotar. Dylan Floro entró por Gonsolin y con dos en base dio un ponche de oro a Arozarena; un cambio de velocidad venenoso a la esquina inferior interna.

El veterano zurdo Alex Wood tuvo un gran relevo de 2 entradas y 3 barras de cacao. Wood se ponía en ventaja en la cuenta con la curva de nudillos y los acababa con el sinker alto para el swing. En la 5ta alta con Arozarena en base, el mexicano Victor González obligó a la rola de Meadows con un sinker bajo. Roberts usó más al veracruzano en los duelos zurdo vs zurdo, que Adam Kolarek. González fue el que se llevó la victoria.

Dodgers campeones después de 32 años y muchos fracasos en postemporada

En la 6ta entrada, Barnes dio sencillo al central y Cash hizo el cambio por Anderson. Después de un doblete de Betts, vino el wild pitch ante Seager y Barnes anotó. Con el cuadro adentro, Anderson puso un slider bajo y el MVP Seager mandó la lenta rola a 1B; Betts venció el tiro a home y los Dodgers se pusieron 2-1. El mexicano Julio Urias salvó el partido con 2.1 innings de labor y 4 ponches.

Julio los preparó con la recta de fuego alta y luego los acabó con una curva a la tierra. Betts con HR puso la del seguro en la 8va baja. Urías dejó viendo a Adames con una recta en la zona y los Dodgers rompieron su sequía de 32 años.

Después de ver pasar a Torre, Mattingly, una mala gestión con Frank McCourt y dos Series Mundiales perdidas (2017 y 2018), pueden decir que son campeones.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!