Los Angeles Lakers vencieron 102-96 al Miami Heat en el partido 4 y están a nada de su título 17. El equipo de Frank Vogel pudo limitar a Jimmy Butler en sus coladas al aro y no sufrió ese daño excesivo del partido pasado. LeBron James se puso el equipo al hombro con sus 28 puntos y Anthony Davis brilló en defensiva en el último cuarto. Davis apenas tuvo 15 puntos en la victoria pasada del Heat y se pudo sacar la espina de esa mala actuación.

Los Lakers son tan difíciles de vencer por su profundidad. El escolta ex Piston, Kentavious Caldwell-Pope, tuvo 15 puntos y fue de los jugadores con sangre fría en los últimos momentos del 4to.

El ex jugador de Detroit también estuvo eficiente en los triples. Rajon Rondo sólo tuvo 2 puntos, pero tuvo asistencias importantes en el partido. Danny Green es mucho hit or miss, pero despertó en la serie en este partido con 10 unidades.

La banca de los Lakers volvió a ser clave con Markief Morris y Alex Caruso. Morris bajó su porcentaje de campo en la segunda mitad, pero por momentos fue de esos jugadores que metieron triples para LA, cuando no había creatividad para otro tipo de canastas. El Heat tuvo el regreso de Bam Adebayo, pero poco a poco fue controlado conforme pasó el encuentro. Tyler Herro y Duncan Robinson aportaron más de 15 puntos, sin embargo, ni Oleynyk o Crowder aportaron su cuota usual.

LeBron y los Lakers recurrieron del triple en la primera mitad ante el Heat

James tuvo sus primeros puntos al robar un balón y tener una clavada enfática y más al desplazar al joven Tyler Herro. Butler se empezó a calentar a finales del primer cuarto y Adebayo sumó una flotadora para iniciar el 2do cuarto.

Con esas canastas el Heat tomó ventaja de 36-32. LeBron tuvo una colada clave después y eso energizó a los Lakers. Rondo salió de la banca y con su gran toma de decisiones, encontró en la pintura a Davis para que la clavara. Esas canastas fueron claves para que LA se fuera arriba por dos puntos al medio tiempo.

Los Lakers perdían 52-54 y allí fue cuando los triples rescataron al equipo dorado y púrpura. LeBron empezó a encestar triples al igual que sus compañeros. Ante la poca creatividad de Vogel para generar jugadas adentro, los Lakers tuvieron la mano caliente desde la línea de tres puntos. Un triple de Davis puso las cosas 71-64 para que los Lakers se fueran más tranquilos al último cuarto.

Caldwell-Pope y Davis ayudaron a los Lakers a cerrar el partido en el último cuarto

Caldwell-Pope tuvo un gran partido y fue determinante con coladas o de tres en el último cuarto. También tuvo algunas jugadas yendo al aro y asistiendo de adentro hacia afuera a Davis para triples. Los Lakers sufrieron para cerrar el partido y el Heat de Spoelstra empezó a mejor su porcentaje de campo.

Los jóvenes Herro y Robinson tuvieron triples y Butler una colada al aro para empatar el partido a 83.

Con el partido empatado, LeBron James sacó su magia con su conocida fortaleza yendo al aro. James hizo un autopase entre dos y abajo del aro recibió falta; LeBron cayéndose y a una mano metió la canasta para un electrizante foul y cuenta. Los Lakers cerraron, por fin, el partido con LeBron asistiendo a Caldwell-Pope para un triple. Rondo hizo lo mismo y el triple de Davis congeló el partido.

En el partido 4, los Lakers jugaron siempre en la delantera salvó pocas ventajas que tuvo el Miami Heat. Jimmy Butler falló un triple, que le hubiera dado ventaja de uno al Heat con 3 minutos por jugar.

Los Lakers acabaron 14 de 39 en triples. El Heat sigue padeciendo la ausencia del base Goran Dragic. Adebayo agregó ese físico en la pintura, pero Davis lo fue molificando. El ex jugador de los Pelicans, se lució en defensivo con 9 rebotes y 4 tapas. Por algo muchos piensan que Davis será el jugador defensivo del año.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!