Los Angeles Lakers están de vuelta en la cima de la NBA. Desde 2010, los de oro y púrpura no conseguían el trofeo Larry O'Brien. Los Lakers tuvieron que pasar por muchas cosas, inclusive despidiendo a leyendas como Magic Johnson de la gerencia. LeBron llegó hace dos años y en su primera campaña el equipo no llegó a playoff. La dueña Jeanie Buss y el GM Rob Pelinka (GM desde 2019) trajeron a Anthony Davis para ayudar a LeBron James y el resto es historia.

LeBron James necesitaba ese hombre en quien confiar y ese fue al alero ex de los Pelicans, Anthony Davis. Los experimentos del equipo con Julius Randle, Ingram y Lonzo Ball no funcionaron y los 3 se fueron a New Orleans por Davis.

Un equipo como los Lakers trajo a Davis con la mentalidad de ganar ahora y les funcionó a las mil maravillas. Los Lakers además tenían esa responsabilidad de llevarse el título, después de la trágica muerte de Kobe Bryant.

La pandemia agregó otro matiz más de dramatismo a esta campaña de NBA y de los Lakers. La burbuja en Orlando funcionó de manera casi perfecta y aunque lejos de Staples Center, los Lakers fueron sin duda el mejor equipo. LA aplastó a los Blazers en la primera ronda, después de perder el primer juego de la serie. En la 2da ronda, los Lakers perdieron el primero vs los Rockets de Harden y luego ganaron 4 seguidos. Tras vencer a Denver en 5 juegos, el Miami Heat esperaba.

El juego 6 de las finales fue un trámite con LA dando una paliza desde el primer cuarto

El equipo de Eric Spoelstra fue la sorpresa en el Este eliminando a Bucks y Celtics. Jimmy Butler fue estelar en las Finales y sin Adebayo y Dragic pudo levantar a su equipo para dos victorias (más de 40 puntos en ambas).

Las NBA Finals empezaron con una paliza y acabaron de la misma manera. Los Lakers salieron decididos, después de dejar ir la oportunidad de ganar el título en el partido 5 con los jersey de Black Mamba.

El Heat salió con Dragic, Adebayo y Butler en la alineación, por primera vez, desde el juego 1. De cualquier manera, Miami salió sin energía y con un muy bajo porcentaje de campo.

Los Lakers fueron una avalancha que no paró. Desde el 2-2 inicial, hubo una escapada de LeBron y una clavada brutal. James también se lució, al final del primer cuarto, con una colada al aro pasándose por detrás el balón para quitarse a Jade Crowder. LeBron acabó quitándose a Duncan Robinson y a la manera de Jordan, acabó la bandeja con una mano.

Fuera de una flotadora de Dragic en el comienzo del 2do cuarto, el europeo no fue factor. Los Lakers dejaron en 36 puntos al Heat en la primera mitad. Con el partido con ventajas de 15 o más, el encuentro quedó liquidado. El Heat nunca se acercó siquiera a cortar el déficit a menos de 10 unidades. Anthony Davis fue de más a menos en la serie ofensivamente, pero defensivamente tuvo tapas y secó a Butler como en el Juego 4.

Rajon Rondo volvió a ser Playoff Rondo y acabó con 19 puntos. El escolta Kentavious Caldwell- Pope también será otro de esos héroes silenciosos. KCP acabó con 17 unidades y siempre fue efectivo de 3 en la serie. Danny Green tuvo 11 puntos, aunque tuvo una serie muy inconsistente. Los Lakers tuvieron esos aportes y eso habla de su profundidad. Kuzma y Morris no aportaron en el Juego 6, pero si en otros partidos de la serie.

Los Lakers ganaban por 28 al medio tiempo. Al final, LeBron acabó con 28 puntos, 14 rebotes y 10 asistencias para otra triple decena en su legendaria carrera en las NBA Finals. Davis tuvo sólo 19 puntos, pero 15 rebotes y dos tapas. Ese duo podría ser imparable por años, si Davis se queda en LA.

LeBron James sigue callando a sus haters y es momento de aceptar que es el GOAT

LeBron James puede ser odiado por muchos, pero sus números los respaldaron para ser el MVP de las Finales. El King promedió 29 puntos, 11 rebotes y 8 asistencias en las NBA Finals. Esos números de LeBron son de videojuego y a sus 35 años. LeBron es el único en la historia en ganar trofeos de MVP en las Finales con 3 equipos diferentes (1 de 4 en la historia en ganar el Larry O'Brien con 3 equipos distintos).

LeBron es el jugador más completo de la historia. El King asiste, defiende, es implacable al aro y en triples ha mejorado bastante desde sus días mozos en su primera etapa en los Cavaliers. Como dijo James, es momento de que se le respete.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!