El partido del PSG contra Istanbul Basaksehir fue detenido y el juez acusado de racismo. Todo sucedió en el partido de la Liga de Campeones entre el PSG y el Basaksehir de Turquía, donde el encuentro fue interrumpido después de que el jugador invitado Demba Ba acusó al árbitro rumano de racismo, luego, los jugadores de ambos equipos, con Neymar y Kilyan Mbappé a la cabeza de los reclamos del conjunto parisino, decidieron reitarse del campo de juego

Demba Ba animó a sus compañeros a detener el juego y negarse a seguir jugando

Demba Ba vio la tarjeta roja a los 14 minutos, lo que provocó protestas en el banquillo del equipo visitante.

Según Basaksehir, el árbitro llamó al entrenador "negro", lo que provocó una gran indignación.

El juez principal de esta reunión es Ovidiu Hategan. Después de mostrar la tarjeta roja al atacante, estaba indignado por la decisión, incluido Pierre Webo. El entrenador asistente también recibió una tarjeta roja del árbitro principal y luego tuvo una discusión verbal con el árbitro. Se dijo que el rumano lo llamó "negro" en ese momento, lo que enfureció a todo el equipo visitante. Pero Sebastian Coltescu aseguró no haberle "negro" en sentido despectivo, si no "chaval negro" (black guy).

- ¿Por qué dijiste negro? ¿Por qué? Repitió Webo, mientras que al mismo tiempo otros miembros del cuerpo técnico lo tranquilizaban.

El punto de inflexión en la conmoción en el Parque de los Príncipes fue la reacción de Demba Ba, que persuadió a los demás jugadores para que se negaran a jugar.

En consecuencia, el partido se interrumpió. Estamos esperando la decisión de los jueces y la UEFA en este asunto. El sitio web de la UEFA informó más tarde sobre la finalización de la competición y dijo que se proporcionarían más noticias de forma regular.

No al racismo

En el Twitter del equipo turco ha aparecido un gráfico que ilustra el famoso lema de la Federación Internacional de Fútbol: "No al racismo".

Debajo del logo de la UEFA, y la palabra "respeto".

El árbitro principal del juego es Ovidiu Hategan, los asistentes: Oktawian Sovre y Sebastian Gheorghe, y el árbitro técnico: Sebastian Coltescu. El periodista rumano Emanuel Rosu informó en Twitter que Sebastián Coltescu dijo "ala negru", que se traduce como "negro" hacia el representante del equipo visitante.

"Coltescu fue eliminado de la lista de árbitros de la FIFA hace dos semanas. Probablemente fue su último partido en Europa", escribió en otro tuiter también Emanuel Roku.

"El incidente racista se ha convertido en un problema a nivel diplomático, tanto, que el presidente turco Erdogan exigió la intervención de la UEFA", dijo Tancredi Palmeri, periodista de beIN Sports.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!