Muchas personas, aunque sean constantes en hacer ejercicio y se mantengan activos en verano, durante los meses de otoño e invierno su motivación para hacer ejercicio disminuye. Este, en realidad es un problema común. Y es que cuando llegan los meses fríos, a menudo las personas suelen volverse perezosas. Y en lugar de salir a hacer ejercicio al exterior, como siempre, prefieren quedarse en cama para no exponerse a las temperaturas bajas. Sin embargo, en países como México donde en realidad las bajas temperaturas no son extremas, puede ser más fácil continuar haciendo ejercicio a pesar del frío.

Además, existe la suerte de que los gimnasios se mantienen abiertos en esta época. Así que lo único que se necesita es un poco de voluntad.

Vestirse en capas

No es difícil mantener la temperatura corporal adecuada en invierno. Y aunque durante el ejercicio el cuerpo entra en calor, sobre todo si se practica al aire libre, lo ideal es hacerlo bien abrigado al principio mientras el cuerpo entra en calor. Una buena opción es utilizar la técina de la cebollita”, de manera que lleves varias capas de ropa encima y, conforme vayas generando calor puedas ir quitándote las “capas” de ropa poco a poco.

Recargarse de energía de forma segura

Un pequeño impulso químico en su dieta puede marcar una gran diferencia.

Al mirar por la ventana y ver el rocío que el frío ha dejado, puede provocar que sea difícil motivarse para salir, así que toma un poco de cafeína 10 o 15 minutos antes de tu entrenamiento programado. Verás que en un abrir y cerrar de ojos, saltarás de tu silla para salir a caminar o correr.

Entrenar por la mañana

Muchos parques cierran por la tarde sobre todo en esta época de pandemia, y por el horario, también oscurece muy temprano, así que si no puedes salir, basta con ser un poco ingenioso.

Cuando se tienen ganas basta con tener un equipo de entrenamiento junto a la cama, (y no necesita ser un equipo profesional) por lo que no hay excusas para no hacer ejercicio. Si no, puedes abrigarte y salir de casa antes de que termine el día. Es hermoso ver el rocío en la hierba y la niebla de la mañana y luego recompensarse con un desayuno nutritivo.

Ejercicio en el jardín

No necesitas un gimnasio para hacer un entrenamiento de fuerza efectivo. Sé creativo y utiliza tu peso corporal y su entorno. Los bancos son excelentes para saltar como una caja, el tobogán se puede usar para hacer sentadillas y las flexiones con swing son excelentes para tu cuerpo. O, ¿por qué no establecer una ruta para trotar, haciendo una pausa cada cinco minutos para encontrar algo cercano para usar en la siguiente serie de ejercicios? Será divertido, variado y entretenido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!