Las y los jóvenes que incursionan en los temas de innovación tecnológica, ciencia e investigación necesitan apoyo, bases para llevar a cabo su labor, deben tener la oportunidad de desarrollar su trabajo, sólo así se lograran los avances deseados, y al mismo tiempo se harán del conocimiento de la gente.

Según un análisis elaborado por el (WEF) [VIDEO], con datos de la Organización para la cooperación y el Desarrollo, en 2015, México se encontraba en la posición tres de los países que menos invierten en investigación y desarrollo:

  • Chile: 0.36% del Producto Interno Bruto
  • Rumania: 0.39 del PIB
  • México: 0.43%

El avance no es notorio del todo, la historia parece la misma, ya que, en 2012, México se encontraba en la última posición, y José Antonio Ardavín, Jefe de la oficina para América Latina y el Caribe del secretariado de Relaciones Globales de la OCDE, compartía que se requería una mayor participación de las empresas en la Innovación y desarrollo, ya que mucho del trabajo en la materia se hace por los gobiernos y universidades.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

En su trabajo, "Diez años de apoyo a Innovación Científica Básica por el CONACYT", Luis Humberto Fabila Castillo, también expresa que "se considera que a nivel mundial, la mayor parte del conocimiento científico se genera en el sector académico y de investigación financiado por los gobiernos".

Las dependencias gubernamentales e instituciones educativas son los principales benefactores

Claro, el apoyo que los jóvenes reciben, tanto de dependencias gubernamentales o instituciones educativas, es esencial para el desarrollo de proyectos de investigación, pero es necesario conocer en qué medida es recibido el apoyo de estas dependencias.

En 1970, fue creado el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), desde su creación ha apoyado proyectos de ciencia, y actualmente quizá es la institución más importante en apoyo a proyectos relacionados con la innovación en la tecnología.

Sin embargo, no se encuentra información que hable sobre la cantidad de proyectos que son recibidos, o cuántos pueden ser o son apoyados, y así, los cuestionamientos puedes seguir

Sí, la mayor parte del trabajo en materia de innovación tecnológica, investigación o ciencia, se hace gracias al apoyo que los estudiantes, académicos y de más personas reciben por parte del gobierno y de las instituciones educativas, pero ¿cómo saber si se recibe el apoyo necesario?

Alejandro Frank Hoeflich, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional autónoma de México (UNAM), que es un importante promotor del talento científico entre jóvenes y niños, sugiere que "Problemas como la falta de ciencia y la ausencia de plazas están interconectados a un círculo vicioso que se debe romper".

Si al apoyar a la ciencia se generan resultados, apoyar a los jóvenes que trabajan en la innovación tecnológica, resulta ser la mayor ancla para que cada vez sean más l@s interesad@s en participar en esta innovación.

Es de suma importancia que se procure atender las necesidades de financiamiento. que permitan se cumpla con lo estipulado por las instituciones y leyes que nos hablan del tema, CONACYT por ejemplo, con todo lo que se ha planteado dentro de sus objetivos generales y particulares.

Es la manera en la que se podrá mantener un contacto directo entre la tecnología y ciencia con las y los jóvenes interesados en la materia, todo sin contar que apoyar - beneficiar a la ciencia da resultados, y sobre todo produce efectos sociales y económicos favorables.