MANILA, Filipinas - Los impuestos a los ingresos y los límites a la propiedad extranjera, dos problemas que durante mucho tiempo han sido vistos como obstáculos para la inversión extranjera, podrían resolverse dentro de un año, si el próximo presidente se concentra en estos. Esto es según el economista Benjamin [VIDEO] Diokno, quien fue secretario de presupuesto durante la administración Estrada.

"Si el nuevo presidente puede formar su gabinete antes de junio y comenzar a funcionar desde el primer día, entonces él o ella puede reformar el sistema impositivo en 6 meses y enmendar la constitución en un año. Si el nuevo presidente puede hacerlo tanto dentro de ese tiempo sería bueno para el país ", dijo Diokno el lunes 18 de abril en un foro de Cámaras de Comercio Europeas, que abordó el posible impacto de las elecciones de mayo en la inversión extranjera.

Los impuestos sobre la renta relativamente altos de Filipinas, así como las disposiciones constitucionales que limitan la propiedad extranjera en el país a una minoría del 40% para la mayoría de las industrias, han sido durante mucho tiempo puntos álgidos para los economistas locales y la comunidad empresarial extranjera.

Ambos son vistos como obstáculos para la competitividad. El país tiene el segundo mayor impuesto a la renta y el mayor impuesto corporativo en la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), mientras que las restricciones a la propiedad extranjera limitan el control de los inversores extranjeros y crean mayores riesgos en cualquier proyecto.

Agenda inacabada

Diokno [VIDEO] dijo que los dos temas son parte de la "agenda inconclusa" de la administración Aquino, y ahora se han vuelto críticos para la próxima administración.

Además de esto, impulsar el sector agrícola y garantizar que el gasto en infraestructura alcance al menos el 5% del PIB es crucial para aprovechar la inversión extranjera.

Todos los presidentes posteriores a EDSA han gastado en promedio el 2,3% del PIB en infraestructura, señaló Diokno, pero en el caso de la administración Aquino, operó en un momento de tasas de interés mundiales sin precedentes.

"La regla de oro es que prestes Dinero, cuando el retorno de la inversión en un proyecto es más alto que el costo del préstamo, y es triste porque estas son las tasas de interés más bajas que he visto en mi vida", dijo.

Las bajas tasas de interés han sido un producto de la Reserva Federal de los Estados Unidos manteniéndolas a casi cero durante un período prolongado, para estimular la Economía de los Estados Unidos, saliendo de la recesión mundial en 2008.

Si bien la economía ha crecido en un promedio del 5,9% entre 2011 y 2015 bajo el presidente Benigno Aquino III, la agricultura solo ha crecido un 1,6%, la segunda más baja entre todos los presidentes posteriores a EDSA, excepto para la administración Ramos, según Diokno.

"El sector es fundamental para el crecimiento inclusivo, ya que representa el 30% de la fuerza de trabajo y el grupo más pobre en eso", agregó.

Agua, arroz y minería

Para Peter Wallace, presidente del Wallace Business Forum, el sector agrícola se encuentra en "una situación terrible" y "tiene algunas de las políticas más tontas".

"Esta administración no se ha enfocado en la agricultura, junto con la administración anterior, y los candidatos presidenciales en realidad no han estado hablando de ella, excepto en términos generales y suaves", agregó.