WASHINGTON DC, EE. UU. - Una investigación independiente sobre el manejo de los rescates europeos por parte del FMI descubrió que estaba torciendo sus reglas y era vulnerable a la presión política cuando se embarcó en el nefasto rescate de Grecia en 2010.

La Oficina de Evaluación Independiente del Fondo Monetario Internacional dijo en su informe del jueves 28 de julio que en la zambullida de la crisis de la eurozona, la junta ejecutiva del Fondo estaba poco informada y ejercía muy poca supervisión sobre las decisiones que gravaban los recursos del Fondo.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Y sugirió que, liderado y operando muy de cerca con los europeos, el Fondo subestimó los riesgos en la economía europea y sobreestimó la capacidad de la región para manejar cualquier problema.

¿Independencia comprometida?

El informe de IEO criticó sin rodeos el apuro de la gerencia del Fondo, llevó al ex ministro de Finanzas francés Dominique Strauss-Kahn hasta mayo de 2011, a unirse al Banco Central Europeo y la Comisión Europea en los rescates de crisis de Grecia, Irlanda y Portugal.

Se preguntó si el Fondo había sacrificado su independencia y su capacidad para evaluar claramente la situación en Europa después de unirse al rescate "Troika" con el BCE y la CE.

El Fondo también aceptó fácilmente la decisión del BCE y la CE de no reestructurar la deuda masiva de Grecia, lo que habría aliviado la carga financiera de Atenas, antes de embarcarse en el primer rescate de 110 mil millones de euros.

"El FMI se mantuvo al margen a finales de 2009 y principios de 2010, cuando los enfoques para hacer frente a la crisis en desarrollo en Grecia se debatían en Europa", dijo el informe.

"Para cuando se invitó al FMI a proporcionar su experiencia y financiamiento a fines de marzo de 2010, la opción de la reestructuración de la deuda al comienzo del programa estaba fuera de discusión".

Posteriormente se requirió una reestructuración de la deuda después de que falló el primer programa de rescate, e incluso ahora, el FMI está exigiendo a sus socios europeos que reduzcan la carga de la deuda griega si se unen al tercer programa de rescate.

Europa 'tratado de manera diferente'

El informe decía que la decisión de la administración del FMI de prestar a Grecia más de lo que normalmente permitía se apresuró a través de la junta ejecutiva, que representa la membresía del prestamista en crisis, con poca discusión y comprensión. Eso provocó sorpresa en el resto del mundo, donde los préstamos de crisis del FMI han sido menos flexibles.

"Las deficiencias en el proceso de toma de decisiones crearon la percepción de que el FMI trataba a Europa de manera diferente. El procedimiento utilizado para Grecia se repitió esencialmente para Irlanda y Portugal", dijo el informe.

El IEO reconoció que la crisis europea era un desafío extraordinario y complejo, la primera vez que el Fondo trataba con economías avanzadas en una unión monetaria.

Sin embargo, dijo, al unirse a la Troika, "el FMI perdió su característica agilidad como gestor de crisis. El FMI apoyó programas en Grecia y Portugal incorporó proyecciones de crecimiento demasiado optimistas, las lecciones de crisis pasadas no siempre se aplicaron".

Sugirió que el FMI, por tradición siempre dirigido por europeos, estaba demasiado arraigado en las sensibilidades europeas y, por lo tanto, no realizaba evaluaciones claras de los riesgos económicos.

"A nivel de la zona del euro, la posición del personal del FMI a menudo se acercaba demasiado a la línea oficial de funcionarios europeos, y el FMI perdió efectividad como asesor independiente", dijo el informe.

El IEO agregó que la dependencia del FMI de los socios de la Troika dejó que careciera de flexibilidad, incapaz de cambiar de rumbo cuando el programa de Grecia dio un traspié desde el principio.

"La gerencia y el personal del FMI, tras haber decidido no presionar para que se proceda a una reestructuración de la deuda de Grecia, no lo justificaron cuando la probabilidad de éxito del programa comenzó a ponerse en duda cada vez más a partir del otoño de 2010".