LONDRES, Reino Unido - Con Gran Bretaña a punto de desencadenar sus conversaciones de salida de la UE, el país y sus históricos socios comerciales en la Commonwealth están evaluando la oportunidad de impulsar los negocios.

Los miembros de la organización de 52 estados, que nació del imperio británico, consideran que es el momento adecuado para explotar sus vínculos comunes de lenguaje y derecho en un grado mucho mayor.

Gran Bretaña se está preparando para cerrar sus propios acuerdos comerciales fuera del mercado único europeo y está mirando hacia su antigua red global, en lo que los funcionarios escépticos de Londres citan en los periódicos del Reino Unido llaman "Empire 2.0".

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

La Commonwealth puede ayudar a fortalecer la prosperidad y la seguridad del Reino Unido y otros miembros "mientras buscamos crear una Gran Bretaña verdaderamente global", dijo la primera ministra Theresa May en un comunicado para conmemorar el Día de la Commonwealth el lunes 13 de marzo.

Antes de las celebraciones, el organismo celebró su primera reunión de ministros de comercio desde 2005, con más de 35 reuniones en Londres.

"Varios países han venido a nosotros como resultado de su preocupación en relación con el impacto que el Brexit podría tener en su posición económica", dijo más tarde Patricia Scotland, Secretaria General de la Mancomunidad.

"El desafío que enfrentamos a nivel mundial, la desaceleración y el proteccionismo, es real. Por lo tanto, la Commonwealth como familia tiene la oportunidad de explotar... la ventaja de facto de la Commonwealth".

Tercero de la población mundial

La reunión de ministros de comercio escuchó cómo los negocios entre los miembros de la Commonwealth ascienden a alrededor de £ 600 mil millones ($ 730 mil millones, 684 mil millones de euros), equivalente al 15% del comercio mundial, aunque los estados miembros representan un tercio de la población mundial.

La reunión buscó superar los desafíos a la competitividad comercial y los pasos prácticos para hacer que fluya más el comercio.

"Creo que es el momento adecuado para un nuevo bloque comercial de la Commonwealth", dijo el ministro de Comercio Internacional de Sri Lanka, Malik Samarawickrama, a la agencia France-Presse.

El presidente del Consejo de Empresa e Inversiones de la Commonwealth, Jonathan Marland, dijo: "Todos los acuerdos comerciales del Reino Unido están en juego. Entonces, ¿qué lugar más fácil y mejor para negociar que con países que han compartido asociaciones durante muchos años?".

Cuando Gran Bretaña se unió a la Comunidad Económica Europea (CEE) en 1973, dejó de lado sus históricos vínculos comerciales con su antiguo imperio, causando daños en algunos países.

Aunque Gran Bretaña está "empujando a una puerta abierta", con el comercio de la Commonwealth, debe "abordarlo con un grado de humildad", dijo Marland.

Malta está en una posición única para leer las arenas movedizas, presidiendo tanto la presidencia de la Commonwealth como la del Consejo de la UE.

"El brexit ha tenido un efecto y esto se siente muy bien", dijo el ministro de Economía de la isla mediterránea, Christian Cordona.

"Sin embargo, también ofrece muchas oportunidades que no existían antes", dijo.

China No.1 para África

El grupo de expertos del Overseas Development Institute (ODI), junto con el Grupo Parlamentario de Gran Bretaña para el Comercio de la Pobreza, produjo un plan de 10 puntos de medidas posibles para aumentar los negocios de la Commonwealth.

Sus recomendaciones incluyen una Commonwealth comercio marca, promover el crecimiento verde a través del comercio y mejorar el comercio de gobierno.

Pero el investigador principal de ODI, Maximiliano Mendez-Parra, dijo que el crecimiento del comercio dentro de la Commonwealth no debe ser exagerado ya que África ve a China como su socio clave.

"Probablemente habrá un aumento en el comercio intra-Commonwealth el comercio, pero no va a volver a la comercio de hace 60 o 70 años", dijo a Agenec France-Presse.

Pauline Schnapper, profesora de civilización británica contemporánea en la Universidad de la Sorbona en París, dijo que Londres no estaba reconociendo cuánto había cambiado el mundo y el lugar de Gran Bretaña desde que se descolonizó y se unió a la CEE.

"La mitad del comercio de Gran Bretaña es con el continente europeo, por lo que la idea de que eso podría ser reemplazado por Australia y Nueva Zelanda es absurda", dijo a Agence France-Presse.