MANILA, Filipinas - El impulso a la infraestructura del gobierno, "Construir, Construir, Construir”, aún no se ha materializado, lo que ha llevado en parte a un crecimiento decepcionante a comienzos de 2017 a pesar de que el sector privado desempeñó su papel.

Datos publicados por la Autoridad de Estadísticas de Filipinas (PSA) el 18 de mayo mostraron que el producto interno bruto (PIB) de Filipinas creció un 6,4% en el primer trimestre de 2017, una caída desde el crecimiento del 6,6% en el último trimestre de 2016 y el 6,8% en el 1er trimestre hace un año.

Los fondos fueron asignados, con los gastos del gobierno para la infraestructura y otros desembolsos de capital creciendo en un 12.2% a P117.5 mil millones en el primer trimestre basado en los últimos datos del Departamento de Presupuesto y Gestión.

Sin embargo, hay una diferencia entre hacer disponible el Dinero y gastarlo para crear los proyectos reales, como lo señaló el secretario de Planificación Socioeconómica, Ernesto Pernia, durante el lanzamiento de las cifras del PIB.

"Hay un desfase entre estas fases. Es muy probable que los fondos se hayan dispersado pero no se hayan gastado todavía. Por ejemplo, los fondos para proyectos como aeropuertos y carreteras ya se han dispersado pero no se han gastado realmente", explicó Pernia, el Director General de la Autoridad Nacional de Economía y Desarrollo (NEDA).

"Los nuevos proyectos no han comenzado aún. La iniciación de proyectos es cuando el impacto del gasto lo sentirán la economía y la gente", agregó.

El PSA señaló que la construcción creció un 8,2% en el primer trimestre de 2017, más lento en comparación con el 14,2% registrado en el mismo período del año pasado.

En lo que respecta al gasto, la inversión en construcción aumentó un 9,9% en el primer trimestre, nuevamente más lento en comparación con el 15,1% del primer trimestre del año pasado.

Las inversiones en construcción pública crecieron solo un 2,0% en los primeros 3 meses de este año en comparación con el crecimiento del 38,5% observado en el mismo período en 2016.

La estadística nacional Lisa Bersales, por su parte, señaló que "la gran disminución en la construcción provino de las unidades del gobierno local, que se redujo en un 25,2%".

Conglomerados haciendo su parte

Gran parte de esa construcción será realizada por el sector privado que, según el PSA, representó el 81,6% de la inversión total en construcción para Q1. Este crecimiento también fue un 11,9% más rápido en comparación con el 10,5% visto el año pasado.

"La construcción privada está en marcha, los conglomerados están construyendo centros comerciales, condominios y [ellos] también están involucrados en proyectos de infraestructura ", señaló Pernia.

El Metro Pacific liderado por Manuel Pangilinan, por ejemplo, iniciará el próximo mes la autopista Cavite-Laguna Expressway (CALAX) de P55.9 billones y los proyectos C-5 South Link de la autopista Manila-Cavite (Cavitex) P11.7 billones como parte de su programa de infraestructura P153 billones planificado .

Ramón Ang, dirigido por San Miguel Corporation (SMC), está construyendo Metro Rail Transit Line 7 (MRT7) y ha firmado un acuerdo con el gobierno para la expansión de $ 55,000 millones de su Skyway existente y otras redes de autopistas.

Otra empresa liderada por Ang, Petron Corporation, se ha asociado con dos firmas extranjeras para comenzar a construir una nueva refinería de petróleo que potencialmente podría costar P993.95 mil millones para 2018.

Ayala Corporation, por su parte, está establecida en un programa de gasto de capital de P185 mil millones este año, de los cuales 88 millones irán al brazo inmobiliario Ayala Land Incorporated (ALI) para el lanzamiento de 3 nuevas fincas y 6 nuevos centros comerciales.

Su rival minorista SM Investments Corporation, mientras tanto, planea gastar P73 mil millones este año para lanzar 3 nuevas torres de oficinas, 4 nuevos centros comerciales y entre 15,000 y 18,000 metros cuadrados de espacio comercial.

Ayala y SM también se asociaron recientemente para la Autopista Elevada C3 de P20, 000 millones (C3EX), una oferta de infraestructura no solicitada que el gobierno está revisando.

Estrategia de cambio del gobierno

La oferta no solicitada llega en un momento en que el gobierno está buscando cambiar su estrategia de infraestructura de grandes boletos.

Desde un modelo de asociación predominantemente público-privada (PPP) empleado por la administración Aquino, la administración Duterte está planeando construir los proyectos a través de la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD).

El quid de la movida, como señaló recientemente el Secretario de Finanzas, Carlos Domínguez III, es acelerar el despliegue de proyectos de infraestructura. Según él, el tiempo promedio para que un proyecto PPP empiece a construir es de 9 meses.

Domínguez, sin embargo, sí notó que el sector privado aún tendría un papel importante que desempeñar en el impulso.

Si bien queda por ver si este nuevo enfoque acelerará las cosas, el PIB del primer trimestre muestra que, al menos por ahora, sigue siendo el sector privado el que está haciendo la mayor parte del trabajo pesado.