MANILA, Filipinas - La deuda externa del país aumentó en $ 1.9 mil millones o 2.5% en el cuarto trimestre de 2015, atribuida a un endeudamiento neto de $ 1.8 mil millones, principalmente por bancos privados y firmas para financiar proyectos.

La sobresaliente deuda externa de Filipinas ascendía a $ 77.5 mil millones a fines de 2015, un aumento respecto del nivel de $ 75.6 mil millones de fines de septiembre de 2015, dijo el gobernador de Bangko Sentral ng Pilipinas (BSP [VIDEO]) Amando Tetangco Jr en un comunicado el lunes 21 de marzo.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

La deuda externa se refiere a todos los tipos de préstamos realizados por residentes filipinos y no residentes, siguiendo el criterio de residencia para las estadísticas internacionales.

A pesar del aumento, el BSP [VIDEO] señaló que, en comparación con el año anterior, el stock de deuda disminuyó en $ 200 millones de la cifra de $ 77.7 mil millones para 2014. Esto se debió a las mayores inversiones en documentos de deuda filipina de $ 1.8 mil millones por residentes, la mayoría de los cuales provenían de bancos.

Otro factor fueron los ajustes negativos por revaluación cambiaria de $ 456 millones debido al fortalecimiento del dólar estadounidense en 2015. Esto fue en la perspectiva de las expectativas de recuperación económica de Estados Unidos luego del alza en las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, dijo el BSP.

"Un dólar más fuerte da como resultado una cifra de deuda más baja expresada en términos de dólares estadounidenses", explicó Tetangco.

El BSP señaló, sin embargo, que el impacto total a la baja sobre el saldo de deuda de estos factores se negó en parte por alrededor de $ 2 mil millones, debido a las rentas netas (exceso de sorteos sobre pagos de deuda) y los ajustes de auditoría del período anterior.

Deuda externa a niveles cómodos

Tetangco también dijo que "los indicadores clave de deuda externa se mantuvieron en niveles cómodos al cierre del año".

Las reservas internacionales brutas ascendían a $ 80.7 mil millones a fines de 2015 y representaban una cobertura de 5.3 veces para la deuda a corto plazo bajo el concepto de vencimiento original. El índice de deuda externa mejoró de 22.5% en 2014 a 21.9% a fin de año como resultado del crecimiento económico sostenido del país. La razón es un indicador de solvencia clave que analiza la deuda pendiente total expresada como un porcentaje del ingreso nacional bruto (INB) del país o la producción total anual total.

El índice de servicio de la deuda (DSR) mejoró a 5.3% en diciembre de 2015 desde 5.6% en septiembre de 2015 y 6.3% en diciembre de 2014 debido a una mayor disminución en los pagos con respecto a los recibos. El DSR es una medida de si los ingresos en divisas del país pueden cumplir obligaciones de vencimiento comparando los pagos de capital e intereses con las exportaciones de bienes y los ingresos por servicios e ingresos primarios.

En su mayoría, deuda a largo plazo denominada en dólares

La deuda externa del país siguió estando dominada por las cuentas de mediano y largo plazo (MLT), lo que significa que los pagos se distribuirían en períodos más largos. La deuda de MLT, o aquellas con vencimientos originales de más de un año, representaron el 80.5% del total. El vencimiento promedio ponderado para todas las cuentas de MLT se mantuvo en 16.5 años, con una deuda del sector público que tiene un plazo promedio más largo de 22.5 años en comparación con los 7.9 años para el sector privado.

La deuda externa a corto plazo comprendía el 19,5% del saldo de la deuda, y consistía principalmente en préstamos bancarios, cuentas intercompañías de sucursales de bancos extranjeros, créditos comerciales y pasivos en forma de depósitos. La deuda externa del sector privado se situó en $ 39.200 millones y el 50,6% de la deuda total, superior en $ 1.500 millones respecto del nivel de fines de septiembre de 2015 de $ 37.700 millones debido a los mayores pasivos de los bancos. La deuda del sector público, por su parte, creció de $ 37.9 mil millones a $ 38.3 mil millones, con la masa prestada por el gobierno nacional en $ 30.8 mil millones.

Las obligaciones con los bancos extranjeros y otras instituciones financieras representaron la mayor parte de la deuda pendiente de pago con un 33,9%, seguida por las fuentes oficiales, los acreedores multilaterales y bilaterales con un 30,3%. Los empréstitos en forma de bonos / obligaciones en poder de no residentes representaron el 29,7%, mientras que el 6,1% se debe principalmente a proveedores o exportadores extranjeros. La mayor parte del saldo de deuda del país se mantuvo en dólares estadounidenses (65,5%) y yenes japoneses (11,7%).

Los préstamos multidivisa denominados en dólares estadounidenses del Banco Mundial y del Banco Asiático de Desarrollo tenían una participación del 11,8%, mientras que el 11% restante consistía en otras 17 monedas, incluido el peso filipino en el 6,6%.