El organismo de control de auditoría de los Estados Unidos, la Junta de Supervisión Contable de la Empresa Pública (PCAOB) por filtraciones de inspección de auditoríos seis, que incluyen a David Middendorf, ex socio gerente nacional de KPMG por calidad de auditoría y práctica profesional, Thomas Whittle, ex socio nacional de KPMG a cargo de las inspecciones, y David Britt, co-líder del grupo bancario y de mercados de capitales de KPMG, también enfrentan cargos penales presentados por la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Publicidad negativa

En abril del año pasado, KPMG anunció que había despedido a cinco socios y un empleado después de descubrir que habían recibido información filtrada de un inspector de la PCAOB.

Uno de los cinco socios fue el jefe de auditoría de KPMG, Scott Marcello, pero se lo menciona en la lista de la SEC [VIDEO]. En el momento de las primeras filtraciones, la firma estaba sufriendo de publicidad [VIDEO]negativa sobre su alta tasa de deficiencias de auditoría: en 2013, los inspectores de PCAOB habían encontrado problemas importantes con casi la mitad de las auditorías inspeccionadas.

Dado que la información robada estaba relacionada con las auditorías que la PCAOB tenía la intención de apuntar como parte de sus inspecciones anuales, los socios de KPMG pudieron revisar y revisar los documentos de trabajo de auditoría y presentarlos de una mejor manera.

La capacidad de la PCAOB

“Como se alega, estos contadores incurrido en falta impactante - literalmente robar el examen - en un esfuerzo por interferir con la capacidad de la PCAOB para detectar deficiencias de auditoría de KPMG,” dijo Steven Peikin, co-director de la división de aplicación de la SEC.

"El programa de inspecciones de la PCAOB tiene el objetivo de evaluar si las empresas están arrinconando, comprometiendo su independencia o incumpliendo sus responsabilidades. La SEC no puede tolerar ningún plan para subvertir ese importante proceso ". Según la SEC, la mala conducta comenzó en 2015 y continuó hasta febrero de 2017 cuando la empresa descubrió lo que estaba sucediendo y lanzó una investigación interna. También informó a la PCAOB y a la SEC.

La división de aplicación de la SEC y la oficina del contable jefe, que ha estado investigando el caso, alega que después de que se le ofreciera un trabajo en KPMG, un supervisor de la PCAOB, Brian Sweet descargó información confidencial sobre las auditorías que pensó que podrían ser útiles para él. su nueva publicación.

Una vez que se unió a la empresa, presuntamente continuó recibiendo material confidencial a través de Cynthia Holder, una inspectora de PCAOB que luego también fue a trabajar para KPMG. Un tercer empleado de la PCAOB, Jeffrey Wada, que también estaba interesado en un trabajo en la empresa, luego continuó filtrando información a Holder.

La SEC continúa alegando que tan pronto como Sweet se unió a KPMG, le dijo a sus supervisores en la oficina nacional de KPMG - Middendorf, Whittle y Britt - que había tomado la información confidencial y transmitió los nombres de los clientes de auditoría que la PCAOB tenía destinado a la inspección.

Separación de las personas involucradas de la empresa

Además, alega, los cuatro plus Holder trabajaron juntos para revisar los documentos de trabajo de auditoría para las auditorías de al menos siete bancos "en un esfuerzo por minimizar el riesgo de que la PCAOB encuentre deficiencias en esas auditorías". Middendorf y Whittle, agrega, supuestamente les juraron guardar el secreto.

Sweet ya acordó resolver una orden de la SEC que le prohíbe aparecer o ejercer como contable por su violación de las reglas de ética de la PCAOB sobre confidencialidad y su falta de integridad. Las sanciones contra él aún no se han decidido. En un comunicado emitido ayer tras el anuncio de la SEC, KPMG reiteró que tan pronto como descubrió lo que estaba sucediendo, notificó a las autoridades y había cooperado plenamente con el gobierno en su investigación.

"KPMG tomó medidas rápidas y decisivas, incluida la contratación de asesores jurídicos externos para llevar a cabo una investigación detallada y la separación de las personas involucradas de la empresa", dijo. "Desde entonces, KPMG ha tomado medidas correctivas para garantizar que dicha conducta no vuelva a suceder. La integridad y la calidad son primordiales para KPMG, lo que incluye operar con la mayor consideración por la importancia crítica del proceso regulatorio para nuestra profesión ".

Al mismo tiempo, la SEC tomó medidas para tratar de proteger a la empresa de cualquier consecuencia de los cargos. El presidente de la SEC, Jay Clayton, dijo que estaba preocupado por los "posibles efectos colaterales adversos", particularmente en los inversores de "Main Street".

No creía que las acciones contra las seis personas "afectarían negativamente la capacidad de los registrantes de la SEC para seguir utilizando los informes de auditoría emitidos por KPMG en las presentaciones ante la Comisión o para que los inversionistas confíen en esos informes requeridos". Sin embargo, agregó, le había pedido al personal de SEC que monitoree el asunto de cerca y que tome medidas si es necesario. La SEC continúa investigando otros aspectos del caso.