Los tres: David Middendorf, ex socio gerente nacional de calidad auditiva y práctica profesional de KPMG, Thomas Whittle, ex socio nacional de KPMG a cargo de las inspecciones, y David Britt, co-líder del grupo de mercados bancarios y de capitales de KPMG, han sido acusados ​​de conspiración para defraudar a los EE. UU. y la conspiración para cometer fraude electrónico, así como tres cargos de fraude electrónico.

Fraude electrónico

Su ex colega, Cynthia Holder, que trabajó en el organismo de control de cuentas de los Estados Unidos Public Board Accounting Oversight Board (PCAOB) antes de unirse a KPMG, y el ex inspector de PCAOB Jeffrey Wada enfrentan cargos similares aunque solo dos cargos de fraude electrónico.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Si se los declara culpables, ambos podrían ser enviados por hasta 65 años. Los cinco fueron arrestados y comparecieron en el tribunal el lunes.

Un sexto acusado, el ex empleado de PCAOB y socio de KPMG Brian Sweet se declaró culpable de conspiración y fraude electrónico a principios de enero y está cooperando con el gobierno.

Al comentar sobre el caso, el abogado de Manhattan en los EE. UU., Geoffrey Berman, dijo: "Estos acusados ​​debían ser los vigilantes de nuestro sistema financiero.

"A los demandados que anteriormente trabajaban para KPMG se les confirió la responsabilidad de auditar estados financieros presentados públicamente y emitir opiniones de auditoría en las que confiaba el público inversionista. Se suponía que los acusados ​​que anteriormente trabajaban para la PCAOB ayudaron a garantizar la calidad del trabajo detrás de esas auditorías.

La información confidencial

"Pero, como se alega, estos demandados eligieron engañar al sistema y socavar las salvaguardas establecidas para proteger a los inversionistas. Trabajaremos incansablemente con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley para erradicar la corrupción de esta manera donde sea que se encuentre ".

Philip Bartlett, el inspector a cargo, agregó: "Como se alegó, los acusados ​​tomaron ventaja de la información confidencial robada de la PCAOB y la utilizaron para avisar a los socios de KPMG sobre inminentes inspecciones de auditoría.

"Esto socavó la integridad general del programa. La PCAOB fue creada por el Congreso como parte de la Ley Sarbanes Oxley para reducir los escándalos contables, pero, en este caso, ciertos ex empleados y expertos de KPMG crearon su propio escándalo de corrupción". Los documentos presentados en el Tribunal Federal de Manhattan revelan más detalles sobre las presuntas actividades de los cinco que los lanzados el lunes por la Comisión de Bolsa y Valores.

Según los documentos, en una semana después de que Sweet se uniera a KPMG en 2015, Middendorf, Whittle y Britt comenzaron a pedirle información confidencial de PCAOB sobre qué auditorías de KPMG serían inspeccionadas por la PCAOB ese año. Se alega que Middendorf le dijo a Sweet que recordara de dónde provenía su sueldo y que le fuera leal a KPMG, mientras que Whittle le dijo a Sweet que era más valioso para KPMG en ese momento y que pronto sería menos valioso.

Según lo solicitado, Sweet compartió la lista confidencial de selecciones de inspección de la PCAOB 2015.

Las inspecciones de KPMG

No mucho después, Sweet ayudó a Holder, ex colega de PCAOB, a conseguir un trabajo en KPMG, donde le informó. Mientras ella estaba pasando por el proceso de obtener empleo en KPMG, violó las reglas de la PCAOB al continuar trabajando en las inspecciones de KPMG en la PCAOB. Una vez que consiguió un trabajo en KPMG, como Sweet había hecho, robó valiosa información confidencial cuando salía de la PCAOB y luego se la pasó a Sweet.

En marzo de 2016, se las arregló para obtener las selecciones de inspección confidenciales de 2016 de PCAOB para KPMG de Wada, que todavía estaba trabajando en la PCAOB, pero que recientemente se le había pasado por alto para su promoción. Le dio la lista a Sweet quien luego la transmitió a los tres socios principales de KPMG. Middendorf, Whittle, Britt y Sweet acordaron en secreto "volver a revisar" las auditorías que habían sido seleccionadas. Para encubrir su conducta ilícita, supuestamente Britt dio a otros socios de KPMG una explicación falsa para las revisiones.

Como resultado de la nueva revisión, KPMG pudo verificar su trabajo de auditoría, fortalecer sus documentos de trabajo y, en algunos casos, identificar deficiencias o realizar un nuevo trabajo de auditoría que no se había realizado durante la auditoría en vivo. Wada, que mientras tanto había sido ignorado nuevamente para promoción, robó información PCAOB más confidencial en enero de 2017. Esta vez pasó una lista preliminar de selecciones de inspección confidenciales 2017 para las auditorías de KPMG a Holder, junto con su CV. Él pidió su ayuda para conseguirle un trabajo en KPMG.

Sweet compartió los datos con Britt y Whittle que querían saber si también obtendrían la lista final. Un mes después, Wada envió un mensaje de texto a Holder para decir: "Tengo la lista de compras... Todas las cosas que necesitará para este año". Luego le dio las selecciones de inspección final completa confidencial de 2017.

Cuando la lista llegó a los tres socios principales, acordaron con Sweet advertir a los socios del compromiso en la lista que prestaran más atención a las auditorías. Sin embargo, uno de los socios del trabajo informó sobre el asunto y la empresa solicitó a su equipo de abogados generales que investigara.

Los documentos de la corte alegan que Holder y Sweet luego trataron de destruir o fabricar evidencia relevante para la investigación. "Por ejemplo, Holder borró una cantidad de mensajes de texto, correos electrónicos y documentos relevantes, y dijo que iba a comprar [VIDEO]un 'teléfono de grabación' para que sus conversaciones [VIDEO]no pudieran ser monitoreadas. Del mismo modo, Sweet quemó la evidencia de la lista de inspección de 2017 y proporcionó una versión falsificada de la lista al abogado de KPMG ".

La Oficina del Fiscal del Distrito Sur de Nueva York, que presentó la acusación formal, destacó que los cargos eran "meras acusaciones" y que los acusados ​​serían "presuntos inocentes a menos y hasta que se demuestre su culpabilidad".