Si el acuerdo se finaliza, Estados Unidos eximirá a Corea del Sur, un importante socio comercial, de las nuevas tarifas de acero y aluminio del presidente Donald Trump. Y Corea del Sur elevará el límite de la cantidad de automóviles que los fabricantes de automóviles estadounidenses pueden exportar fácilmente al país.

La importación de autos

Bajo las reglas actuales, el tope de importación anual es de 25,000 autos por compañía para eximir a un fabricante de automóviles de las reglas de seguridad que consideran onerosas.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Corea del Sur acordó elevar ese límite a 50,000 autos.GM en realidad tiene un negocio local en Corea del Sur. Compró a Daewoo, el tercer mayor fabricante de automóviles del país, en 2002 y cambió su nombre a GM Korea. Esa unidad vendió 134,000 autos en Corea del Sur el año pasado, casi todos fabricados en el país.

Pero GM Korea sufre de ventas blandas y está cerrando una de sus cuatro fábricas.

Relacionado: No son los aranceles que mantienen a los autos estadounidenses fuera de Japón, es el propio Japón Determinar quién gana y quién pierde de los acuerdos comerciales a menudo es complejo. No se trata solo de aranceles y regulaciones. Por ejemplo, en Japón, los fabricantes de automóviles de los Estados Unidos también han tenido problemas para afianzarse en el mercado, a pesar de que no existen aranceles sobre las exportaciones de automóviles de los Estados Unidos u otras restricciones gubernamentales sobre las ventas.En Corea del Sur, los fabricantes de automóviles estadounidenses también tienen dificultades para abrirse camino.

Autos Hyundai y Kia

Hyundai y Kia, que son propiedad de la misma compañía sur coreana, controlan dos tercios de las ventas allí.

GM tiene el 7% del mercado debido a GM Korea. Las importaciones en su conjunto tienen alrededor del 13%, pero eso es controlado principalmente por marcas alemanas como BMW y Mercedes y fabricantes de automóviles japoneses.

"En un país como Corea del Sur, donde tienen un jugador doméstico dominante, es difícil convencer a los compradores de comprar otros productos", dijo Rebecca Lindland, analista ejecutiva de Kelley Blue Book. "La cuestión no es la regulación. ¿Hacemos algo único que el mercado exige? No creo que lo hagamos".Incluso si GM, Ford y Fiat Chrysler comenzaran a alcanzar el nuevo tope de 50,000, eso equivaldría a menos del 1% de los 18,6 millones de vehículos que los tres vendieron a nivel mundial el año pasado.