¿Cuánto vale nuestra moneda? Veamos. Si sólo decimos de aquello tangible, su valor está determinado de modo simple, en el concepto de un billete. Hasta ahora ha funcionado esta ficción, donde se entiende un costo miles de veces menor, en la creación de distintas denominaciones de papel moneda.

Es decir que la fabricación de un billete de mil, cuesta lo mismo que la de uno de veinte. Lleva todo esto una magia o técnica especializada para sostener la credibilidad de este producto de plástico, de tal forma que persiste la sociedad según el Estado de Derecho.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Hasta el tamaño se ha homologado, para que no haya duda.

Además, se emite un parque limitado de monedas hechas con distintos metales. Sin duda, sería ilógico suponer que de valuarse todo: papel y monedas, regresaríamos así al principio del juego; no cabe sino la fantasía de despolarizar pacíficamente a la sociedad.

En este caso se apuesta por el dinero imaginario.

Nuestra civilización depende de este acuerdo. Nos sumamos a la tecnocracia, porque existe un futuro macroeconómico en el cual ya no tendrá sentido pensar en nuestros artesanales y modernos billetes. Hasta el Siglo XX la paridad de la moneda significó el terror en el comercio, porque México siempre ha sostenido, que tiene valor la plata, que cualquier otro elemento.

¿De dónde viene el dinero?

Durante Siglos la plata se ha extraido de nuestras montañas. Igual que en el Perú [VIDEO], los metales preciosos se han extraido de América y se han llevado, hasta el último confin del mundo. Ha servido como moneda y hasta para matar a los hombres lobo.

Sin la plata de Taxco y Zacatecas no se explicaría nuestro universo; sin embargo hace décadas, que su explotación no está en la agenda de las oficinas informativas.

Según el internet se estima que nuestro país sigue siendo máximo yacimiento, mas suponemos que en muchos temas, no se puede seguir creciendo, sin el riesgo de agotar la beta.

De cierto, la minería ya no es es la piedra de la economía o el dinero, México tiene otros valores que desplazan a los metales preciosos, que a nuestro saber se implementan sólo durante las Olimpíadas [VIDEO], para la ciencia y como materia para la inagotable creatividad orfebre.

La visita a Taxco es una máquina del tiempo. Viajando allá vas reconociendo los caminos del sur. En la historia oficial el comercio se hizo con la Nao de la China, cuya ruta se trazó allá por el Siglo XVI. La plata y otros bienes de entonces justificaron el descubrimiento del mundo arriba y abajo.

Muy importante llevar en la mente, que el periplo se hacía en carruajes y que entonces la tierra permanecía indómita e inconexa. La sed renacentista por los tesoros originó una escala, cuando las vías quedaron establecidas habiendo espacio para aventureros e inversionistas.

Hoy se antoja Taxco porque muy cerca se ubican las grutas de Cacahuamilpa. Arribamos a un Airbnb en una escarpa balanceando una creciente demanda de hospedaje, durante el Spring Break.

El flujo de turistas soporta un nutrido mercado amoldado como en el Medioevo, alrededor de Santa Pisca, su iglesia más importante. Todos los lujos se concedieron, durante el oscurantismo mexicano de la Colonia. No se escatimó en el Barroco construyéndose un corazón, que aún papita en plena tierra caliente.

Las Estrellas llevan ese rumbo que sigue a Iguala y Chilpancingo. Hay una copiosa población regional en Renacimiento y se hace el triángulo con Zihuatanejo, cuyos valores afortunadamente se han cimbrado en el boom inmobiliario.

Resuena nostálgica la desaseleración de la bonanza en la vivencia de una ciudad sin banquetas, con todos los bochos y la ingeniería del Siglo XX. Los avances de nuestros días, dan lugar a un impresionante callejeo, con inclinaciones insólitas y un sólo carril de doble sentido.

Caemos en la apreciación de la Joyería, aunque la plata 925 no es lo más barato. Se entiende que la Joyería se hace con materia prima nacional y otros materiales, que añaden a la oferta de artesanías típicas.

Las vistas no tienen dos. Excelente gastronomía; el recurso se va rápido recorriendo varios templos, en plena pasión evangélica. Visite la Casa Borda, el Museo de Humboldt o Virreinal y La Casa de las Lágrimas. Si se acelera también hay gruta prehispánica, escuelas de las artes y teleférico.