Kellogg's, la compañía norteamericana de cereales, ha decidido poner cese a sus operaciones en Venezuela. Es una decisión que llega en el marco de una de las peores crisis humanitarias que ha sufrido esta nación sudamericana afectada por una profunda crisis económica, política y social. La compañía con sede en Battle Creek, Michigan, EEUU, dijo en un comunicado el martes quela decisión de terminar sus operaciones en Venezuela se da como resultado "deterioro económico y social actual en el país".

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

La fábrica de Kellogg's en la ciudad de Maracay, estado Aragua en Venezuela, luce en su entrada una figura gigante de Tony the Tiger, emplea a unas 550 personas y produce el 75 por ciento de los cereales de desayuno que consume Venezuela, según el sitio web de la compañía.

Los trabajadores que llegaron esta mañana a las instalaciones de la empresa se encontraron con una sorpresa aún más amarga que los anaqueles vacíos de los supermercados. Las noticias de los despidos se extendieron al instante, obligando al ministro de Trabajo de Venezuela a presentarse personalmente y hablar con los trabajadores.

¿Qué voy a llevar a casa? Nada.

Omar Rodríguez lleva 26 años trabajando para la empresa norteamericana, dijo que no sabía cómo decirle a su familia que había perdido su único trabajo de las últimas dos décadas."Va a ser un golpe duro", dijo Rodríguez, y expresó que la compañía había decidido dejar ir su fuerza de trabajo de una manera muy impersonal.

"¿Qué voy a llevar a casa? Nada".

Sin embargo, la compañía dijo que espera reanudar las operaciones una vez que mejoren las condiciones. Una afirmación que no tiene fecha tentativa de hacerse realidad, debido a la extrema crisis y hambruna que azota al país. Mientras tanto, el presidente Nicolás Maduro ha querido restarle importancia a esta situación afirmando que Kellogg's es una "empresa muy exagerada" y que en Venezuela no existe tal crisis.

Un poco de historia

La empresa Kellogg's, original de Michigan, Estados Unidos, dio inicio a sus operaciones comerciales en Venezuela en la década de los 60, específicamente, en 1961. Se trataba de un momento de bonanza para la nación lationamericana, una de las principales productoras de petróleo de la región y con una de las democracias más sólidas y estables, en una época en la que la guerrilla y las revoluciones estaban a la orden del día.

Venezuela fue el mayor productor de cereales de esta marca en Latinoamérica, después de México. En 2016, desconsolidó sus resultados comerciales. Kellogg's se une a multinacionales como Bridgestone, Kimberly-Clark y General Mills, que también han cerrado o reducido sus operaciones en Venezuela en medio de la hiperinflación, la escasez y una recesión más profunda que la Gran Depresión de la década de 1930.

Elecciones en Venezuela

Este domingo 20 de mayo, Venezuela celebrará unas nuevas elecciones en las que se espera -sin mayores sorpresas- que Nicolás Maduro [VIDEO] sea el ganador indiscutible. No es la primera vez que la nación latinoamericana hace una demostración pública de su "sistema democrático" en el marco de poderes públicos no independientes y controlados por el gobierno central.

Además de la salida de Kellogg's y de otras empresas del motor productivo del país, Venezuela se encuentra entre una de los países más peligrosos del mundo, una gran escasez de alimentos y productos de primera necesidad, una moneda completamente devaluada y uno de los gobiernos más corruptos de Sudamerica. En el marco de estas elecciones, la oposición venezolana vuelve a estar dividida entre aquellos que llaman a votar y los que piden no legitimar un sistema corrupto.