Día del Trabajo

Ayer se conmemoró en todo el mundo el Día del Trabajo, celebración que tuviera su origen en el año de 1886, por una manifestación de trabajadores en Chicago, Estados Unidos, que lucharon por obtener mejores condiciones de #trabajo entre ellas, la jornada laboral de 8 horas diarias.

En la actualidad, durante este día se llevan a cabo manifestaciones sindicales para reivindicar los derechos de los trabajadores.

La jornada laboral se respeta en la mayoría de los países, en algunos incluso, es mal visto y está prohibido quedarse a trabajar más tiempo de lo estipulado en el horario.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Realidad nacional

En nuestro México [VIDEO] sin embargo, la realidad del trabajo es muy diferente.

Iniciando por un salario mínimo de miseria que no cubre las necesidades elementales de una familia mexicana.

$80 pesos al día, no alcanza para los alimentos de la canasta básica sin contar medicinas, escuelas, transporte y diversiones, no por nada México tiene 54 millones de mexicanos en pobreza extrema.

Como consecuencia de estos bajos salarios, la gente ha tenido que salir a las calles a trabajar y se han convertido en vendedores ambulantes en puestos de tianguis, en la calle o en el transporte público como el metro, con la ventaja de no pagar impuestos, tan solo necesitan cubrir la cuota que les cobran los líderes que les permiten trabajar, visto y llamado de otra forma como “derecho de piso”.

Como consecuencia de estos bajos salarios, la juventud ha volteado a ver a el crimen organizado como una expectativa de vida así como la mejor y más fácil manera de generar grandes ingresos en poco tiempo.

Muchos de ellos han manifestado su preferencia de “vivir poco tiempo, pero bien” a costa de sus vidas.

Algunos –hombres y mujeres- han pasado a formar parte de una prostitución desmedida en las calles a plena luz del día, mientras otros lo ejercen por medio de internet [VIDEO].

La gran mayoría de los mexicanos hemos tenido que buscar dos, tres o hasta cuatro trabajos distintos y simultáneos, para poder sobrevivir en una economía desgastada y deficiente.

México el más trabajador

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) nuestro país México, es el que presenta más horas trabajadas desde el año 2013, superando a países que se encuentran en situaciones similares de desarrollo como Costa Rica e inclusive comparado con potencias tecnológicas como Corea del Sur.

El promedio de horas trabajadas por empleado es de 2 mil 254 horas al año, si a eso le aumentamos que en lugares como la Ciudad de México, el traslado en transporte público puede llevarse en promedio 4 horas al día, podemos deducir que los mexicanos “vivimos para trabajar y no trabajamos para vivir”.

A pesar de que nuestro países el más trabajador, su nivel de productividad no refleja tanto esfuerzo.

Costa Rica que es el país con quién se pelea el primer lugar cada año, ha tenido un crecimiento de productividad laboral del año 2002 al 2016 de 2.5% muy superior por encima de otros países pertenecientes la OCDE.

En esta medida y en el mismo período de tiempo México, ha logrado tan solo un crecimiento del 0.3%.

Estas cifras nos demuestran que en México la productividad laboral está muy por debajo de las horas trabajadas y del Producto Interno Bruto (PIB), dicho de forma más clara, todas esas horas invertidas deberían de verse reflejadas en un mayor crecimiento del PIB y con ello lograr una economía más sólida y eficiente.

La gran pérdida

En México el empleado pierde mucho de su tiempo laboral.

Juntas mal planeadas, exceso de tiempo para comer, revisión de mails y distracción en redes sociales, son tan solo algunos de los elementos que producen una baja productividad laboral en todos los niveles de nuestro país.

Esta mala planeación y desperdicio del tiempo, provoca que al final del día normal de labores se generen juntas urgentes o se tenga que terminar ese proyecto que no se ha podido concluir en el tiempo normal de trabajo.

Y usted ¿Cómo y cuánto tiempo trabaja?