México tiene previsto ejecutar durante este año planes para consolidar nuevas inversiones con China y aumentar el volumen de las exportaciones a este país asiático, con la finalidad de alcanzar mejoras a nivel económico; frente a la caída de algunos indicadores que han dejado en incertidumbre la viabilidad de las políticas, que en materia económica, viene ejecutando el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, anunció que, durante la semana próxima, realizará una visita a la ciudad de Pekín, con la finalidad de buscar nuevas inversiones.

Ebrard emitió estas declaraciones, por medio de una video llamada realizada desde la ciudad de Osaka, en Japón; sede de la cumbre del G-20.

El funcionario se dirigió a los medios de comunicación, para explicar que existen intereses en elevar la capacidad de exportación de los productos mexicanos hacia China e igualmente aumentar las inversiones de la nación asiática en territorio mexicano.

Las declaraciones emitidas por Ebrard representan un aliciente, luego de los recientes inconvenientes entre el Gobierno de AMLO y el presidente estadounidense, Donald Trump; originados por el aumento del flujo migratorio hacia EEUU, que promovió un acuerdo entre ambas naciones para impedir la imposición de tributos comerciales a mercancías mexicanas. La administración gubernamental de AMLO decidió ejecutar planes más estrictos para frenar la inmigración ilegal.

Mejoras en las relaciones comerciales con China beneficiarán a México

De concretarse este aumento de las inversiones Chinas en México, conjuntamente con un incremento de las exportaciones mexicanas hacia esta nación asiática, muchos serán los beneficios para la economía nacional, en vista de las complicadas situaciones que se registran en los actuales momentos, como: el déficit de empleos, la inestabilidad de los precios de la gasolina y la debilidad del poder adquisitivo de los salarios.

Trump elogió medidas migratorias recientemente aplicadas por México

Al respecto, Ebrad mencionó que el presidente Trump, a quien pudo saludar durante la cumbre del G-20, afirmó que “México va bien en relación a este tema”.

El canciller aclaró que “lo que dijo es que hay buenos indicadores de que las cosas van bien, solamente eso fue lo que pudimos platicar”.

Varios han sido los roces políticos que México ha debido enfrentar con el mandatario Trump, desde serias amenazas como el cierre de las fronteras, más el envío de tropas militares para resguardar las zonas fronterizas y reiteradas declaraciones sobre la debilidad de las acciones de México para detener el paso de migrantes indocumentados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más