Los transportistas comenzaron sus movilizaciones este martes, desde cuatro lugares de Ciudad de México para llegar a Zócalo capitalino y realizar una concentración y protesta pacífica, con la finalidad de solicitar al Gobierno un aumento en las tarifas del transporte público, debido al incremento del precio de la gasolina. Los conductores rechazan el uso de las tarjetas de pre-pago, como medio de cancelación del servicio.

El Frente Amplio de Transportistas organizó esta gran movilización en la Ciudad de México, que colapsó el tránsito vehicular, en protesta por la debilidad de sus ingresos y para exigir al Gobierno de AMLO una mejor transparencia con respecto al valor del pasaje del transporte público. Al menos, 80 unidades de transporte participaron en esta gran movilización, avanzaron por la Avenida 8 y continuaron por Fray Servando Teresa de Mier, para posteriormente dirigirse al Zócalo capitalino.

Autobuses, microbuses, camiones y combis utilizaron tres carriles de la Avenida 8, para luego avanzar hacia el centro de la Ciudad de México. El objetivo fue unir a los transportistas, para solicitar un aumento de las tarifas, porque los precios actuales son muy bajos, en relación a los costos de mantenimiento de las unidades de transporte.

A la altura de Metro Nativitas se fueron incorporando unidades pertenecientes a la L2 del Metrobús, para participar en la marcha de los transportistas para exigir sus derechos como trabajadores.

Más de 70 autobuses se congregaron en el centro de CDMX

La estación General Anaya también fue un lugar de encuentro para los transportistas.

En este sector se congregaron 70 autobuses, para comenzar su avance por Calzada de Tlalpan, donde solamente dejaron un carril para la circulación. La gran congregación de transportistas originó congestión vial en dirección al Estadio Azteca.

Transportistas solicitaron hablar con Sheinbaum

Los transportistas que participaron en esta protesta pacífica en el centro de México, dijeron que necesitaban conversar con Claudia Sheinbaum, jefa del Gobierno de la Ciudad de México, para realizarle los planteamientos de este sector y solicitarle ayuda para el mejoramiento de las tarifas.

Actualmente, la tarifa del transporte público mínima es de 10 pesos en el Estado de México, mientras en Ciudad de México se ubica en 5 pesos. Los transportistas alegan que resulta “irrisorio” que se mantengan estos precios.

La solicitud que realizan los transportistas al Gobierno no obedece solamente al impacto en los costos operativos de las unidades que deja el aumento de la gasolina. Los conductores también alegan que es necesario mejorar los precios, porque los costos de las refacciones los vehículos también ha aumentado, lo que significa una fuerte reducción en sus márgenes de ganancias.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más