Al menos, 40 millones de estadounidenses están a punto de ser desalojados con la moratoria federal de desalojos que expira a fines de enero, desatando lo que los defensores dicen que podría ser una catástrofe inmobiliaria de proporciones históricas sin la intervención federal. Bajo este escenario, millones de ciudadanos podrían verse desplazados en medio de una pandemia en curso y que aún se agrava; según informó USA Today.

"Nos enfrentamos a la peor crisis de vivienda y personas sin hogar en la historia de nuestro país", dijo Diane Yentel, directora ejecutiva y presidenta de la Coalición Nacional de Vivienda para Personas con Bajos Ingresos en Washington, D.C.

La moratoria de desalojo aprobada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estaba originalmente programada para finalizar el 31 de diciembre. Se esperaba que el Congreso la extendiera hasta enero, bajo un paquete de ayuda COVID-19 de 900 mil millones de dólares que también incluye ofrecer 25 mil millones de dólares en asistencia de emergencia para el alquiler, la cifra es solicitada por la Coalición Nacional de Vivienda de Bajos Ingresos en una carta enviada la semana pasada a los CDC y firmada conjuntamente por 1.500 organizaciones de defensa de la vivienda.

“Lo mínimo que puede hacer el Gobierno federal durante una pandemia única en un siglo es asegurarnos a cada uno de nosotros que no vamos a perder nuestros hogares en medio de ella”, dijo Yentel.

Inquilinos negros y latinos están afectados duramente por el coronavirus

Un estudio de la firma de inversión global Stout estima que hasta 14 millones de hogares ya podrían estar cerca del desalojo, con un déficit de alquiler de más de 24 mil millones de dólares, un número agravado por las consecuencias económicas de la pandemia, que ha dejado a muchos sin Trabajo y en riesgo de desplazamiento por primera vez en sus vidas.

La situación ha sido particularmente grave para los hogares negros y latinos, que se ven afectados de manera desproporcionada por la pérdida de empleo y las tasas de infección.

“La vulnerabilidad es mucho mayor, y ese es el problema real”, dijo Abigail Staudt, abogada gerente de la práctica de derecho de vivienda de la Sociedad de Ayuda Legal de Cleveland.

"Tenemos una cantidad sin precedentes de personas con viviendas inestables".

Se suponía que la moratoria de desalojo de los CDC protegería a estos estadounidenses siempre que cumplieran ciertas condiciones. Pero los críticos dicen que la redacción vaga de la orden ha llevado a una implementación inconsistente y ha permitido que los propietarios decididos encuentren lagunas.

Inquilinos estadounidenses esperan recibir ayudas gubernamentales

Mientras tanto, los inquilinos estadounidenses están a la expectativa de lo que pudiera ocurrir el próximo mes de enero y el apoyo que pudieran recibir de un plan de ayuda económica gubernamental, que proporcionará 25 mil millones de dólares en asistencias de emergencia para alquileres.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!