México reporta un descenso en sus indicadores económicos y, esta vez, correspondió al sector laboral, tras registrar una caída del 88,2% durante el mes de mayo, en comparación con el mismo período del año 2018. El mes pasado, solamente se crearon 3.983 empleos formales, lo que representa una debilidad del sistema productivo, con sus efectos negativos en la economía nacional.

El Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS, fue el organismo gubernamental encargado de divulgar estas estadísticas y recordó que durante el mes de mayo de 2018, la creación de nuevos empleos formales alcanzó la cantidad de 33.966 puestos laborales, que implicaron beneficios económicos estables para varios hogares y grupos familiares.

Los 3.983 empleos creados durante el mes de mayo de 2019 son el resultado de la reducción de 36.861 empleos de tipo eventual, acompañados del surgimiento de 40.664 empleos permanentes. De acuerdo al IMSS, este comportamiento a nivel laboral es el reflejo de efectos de tipo cíclicos.

Nuevos empleos formales en México se reducen desde el 2010

A nivel general, las cifras de empleo de México no son halagadoras durante los últimos años, debido a que en el transcurso de los últimos 12 meses se crearon en el país 474.838 empleos nuevos, lo que representa un alza anual del 2,4%; la variación más reducida desde el mes de marzo del año 2010.

AMLO ha prometido mejoras en el sector laboral mexicano

En México se requiere la creación sostenida de nuevos empleos formales, con el propósito de ofrecer estabilidad a los trabajadores, lo que el mercado laboral informal no puede ofrecer.

Al respecto, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador ha dicho, en reiteradas ocasiones, que sus planes de Gobierno mejorarán significativamente el sector laboral en el país y, consecuentemente, se solucionarán muchos de los problemas económicos que afectan a la mayoría de las familias, especialmente aquellas que viven en condiciones de pobreza.

El reporte emitido por el IMSS también señala que durante los primeros cinco meses del año se generaron 303.545 nuevos puestos de Trabajo, una cifra superior en 20,79% al promedio del mismo período anual de las últimas tres administraciones gubernamentales, cuando se alcanzaron 251.288 nuevos empleos.

Las demandas de trabajo formales son aquellas conformadas por las personas, que en un momento dado, desean trabajar a cambio de salarios corrientes; mientras las ofertas de trabajo las realizan las empresas, que requieran de este factor productivo para realizar sus actividades.

Estas dos fuerzas confluyen en un espacio geográfico determinado, de acuerdo al número de empresas gubernamentales y privadas que se mantengan operativas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más