La asociación humanitaria World Vision expuso durante el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos de los Niños que, al menos, 2.5 millones de infantes trabajan sin seguridad en áreas rurales de México y anunció que impulsará estrategias para la protección de los derechos de los menores de edad, como las propuestas de modificaciones a la Ley Federal del Trabajo, que actualmente impulsan los legisladores.

World Vision desarrolla el programa “Campos de Esperanza”, con el fin de mejorar las condiciones de trabajo de los infantes; adicionalmente se tiene previsto modernizar el marco legislativo para asegurar que las actividades laborales en áreas como la agricultura y las fábricas de ladrillos queden incluidas como formas peligrosas de trabajo para proteger a los niños.

Al respecto, Malcom Aquiles, especialista en políticas públicas por World Vision México, dijo que actualmente más de 2 millones 500 mil adolescentes se dedican a actividades clandestinas, mientras que 1 millón 500 mil menores están inmersos en actividades consideradas peligrosas.

Chiapas, Sonora y Veracruz tienen altos porcentajes de niños dedicados a trabajos en el campo

Aquiles destacó que para mejorar esta lamentable situación, World Vision prepara una propuesta legislativa para atacar esta grave problemática, especialmente los estados de Chiapas, Veracruz, Sonora y otras regiones campesinas del país, donde es constante el trabajo infantil en las zonas rurales.

Aquiles declaró que “para nosotros esta es una problemática fundamental y es necesario construir respuestas eficaces desde Campos de Esperanza”, “También hemos identificado problemas sensibles y estamos buscando brindar alternativas para empleos dignos, en un contexto rural”.

Proponen cambios en la Ley Federal del Trabajo para proteger a los menores de edad

En la Cámara de Diputados fue presentada una iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo, con el propósito de mejorar esta situación. En el marco de este encuentro, Aquiles dijo que “la mayoría de las familias normalmente se ven obligadas a incorporar a sus hijos al trabajo rural, aunque esto significa el abandono de sus estudios, debido a los altos niveles de pobreza y marginación de estos grupos”.

“Para atacar este problema, se propuso un esquema de reinserción de los jóvenes al mercado laboral, que contemple sueldos dignos, junto a la seguridad social; además de la oportunidad de continuar con sus estudios”.

“Son muchos los niños y adolescentes que normalmente son incorporados a actividades agrícolas y, como consecuencia se exponen a riesgos para su salud”. “Este es un sector de la población que se ve obligado a emplearse en actividades y condenarse a la marginalidad”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más