Muchas empresas no cumplen con los derechos de los trabajadores y no ofrecen las condiciones idóneas en las oficinas o en los talleres para mantenerlos laborando durante cinco o seis días semanales, durante 8 ó 10 horas diarias; situación que promueve la aparición de algunas dolencias de Salud, como el exceso de cansancio, insomnios, estados gripales frecuentes, debilidad o inapetencia.

Algunas investigaciones sobre medicina laboral, revelan que en muchos países los empleadores suelen explotar a los trabajadores, incumpliendo con las condiciones de seguridad laboral, que exigen las leyes de Trabajo aprobadas en diferentes regiones del mundo.

El trabajo se convierte entonces en una actividad nociva para la salud.

Las malas condiciones de las oficinas o talleres afectan a millones de trabajadores en distintos países. Por ejemplo, el exceso de ruido todos los días durante, al menos, 8 o 10 horas es perjudicial para la salud, junto a la atmósfera contaminada y una higiene insuficiente.

Algunos sociólogos atribuyen la elevada tasa de accidentes laborales, la frecuencia del ausentismo, la extensión del alcoholismo, el avance de las enfermedades psicosomáticas, las depresiones nerviosas y la propagación de epidemias a los empleadores que mantienen espacios laborales contaminados, lo cual agrava el problema si son trabajos mal remunerados.

Las empresas de manufactura y el ambiente laboral

Dependiendo de las leyes de cada país, las empresas manufactureras o fábricas deben ofrecer espacios laborales, que garanticen la seguridad de los trabajadores. Básicamente, porque el esfuerzo físico de los obreros es considerable, tras dedicar 8 ó 10 horas diarias a empaquetar, coser, envolver, amarrar, doblar o realizar otras labores de manera repetitiva.

Los espacios de trabajo en las fábricas deben ser amplios, para evitar el hacinamiento o la falta de aire. Las sillas que utilizan los empleados deben garantizar una buena posición de los obreros para que no desarrollen enfermedades lumbares o traumatológicas, al igual que una buena iluminación previene la aparición de dolencias visuales.

El aire limpio y la ventilación adecuada ayuda a evitar enfermedades respiratorias.

Especial mención merece tener agua filtrada disponible en los centros de trabajo durante el día, para favorecer la hidratación. Lo mismo que baños limpios y con agua en los grifos es imprescindible.

Ambientes laborales contaminados que enferman a los trabajadores

Pese a ello, son muchas las empresas que no tienen estas condiciones y aun así mantienen a una elevada plantilla de obreros en estos puestos de trabajo. Los trabajadores, a fin de no perder la oportunidad de ganar dinero aceptan estas precarias condiciones, exponiéndose a enfermarse. ¿Qué sentido tiene mantener estos trabajos, si el dinero ganado se irá en gastos médicos?

Por ello es importante que los trabajadores se conozcan sus derechos y aprendan a exigírselos a sus patrones.

Las grandes empresas de fabricación en cadena, pueden llegar a ser abusivamente explotadoras con los empleados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!