El número de estadounidenses que buscan beneficios por desempleo se ubicó esta semana en 837.000, lo que demuestra que la economía está luchando por mantener una recuperación tentativa que comenzó este verano, tras los efectos devastadores que está dejando la pandemia en algunos sectores comerciales.

Las empresas estadounidenses reducen su número de empleados

El informe del Departamento de Trabajo, publicado esta semana, sugiere que las empresas todavía están recortando una cantidad históricamente alta de empleos, aunque las cifras semanales se han vuelto menos confiables, a medida que los estados han aumentado sus esfuerzos para erradicar los reclamos fraudulentos y procesar las solicitudes anteriores que se han acumulado.

Por ejemplo, California, que representa más de una cuarta parte de las solicitudes de ayuda, simplemente proporcionó la misma cifra que presentó la semana anterior. El estado había dicho que dejaría de aceptar solicitudes de desempleo en línea para poder abordar una acumulación de 600.000 solicitudes.

La confianza del consumidor saltó en septiembre, impulsada por el optimismo entre los hogares de mayores ingresos, aunque se mantiene por debajo de los niveles pre-pandémicos. Y una medida de las ventas de viviendas pendientes aumentó en agosto a un máximo histórico, impulsada por las tasas hipotecarias ultrabajas.

Sin embargo, algunas medidas en tiempo real indican que el crecimiento ha perdido impulso con la pandemia viral que sigue presionando a muchos empleadores, especialmente a los pequeños minoristas, hoteles, restaurantes y aerolíneas, casi siete meses después de que paralizara la economía.

Un índice económico compilado por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York creció en septiembre a un ritmo más débil que durante los meses de verano.

En su informe sobre solicitudes de desempleo el jueves, el Departamento de Trabajo dijo que la cantidad de personas que continúan recibiendo beneficios se redujo a 11,8 millones, lo que representa un descenso constante desde la primavera.

Eso sugiere que muchos de los desempleados están siendo llamados a sus antiguos trabajos. Pero también refleja el hecho de que decenas de miles de estadounidenses desempleados han agotado sus beneficios estatales regulares por desempleo. Es probable que algunos de ellos estén en transición a un programa extendido de ayuda por desempleo, que brinda beneficios por tres meses adicionales.

La economía de EEUU evita debilitarse, tras el coronavirus

La reapertura de algunos sectores comerciales de Estados Unidos ha comenzado a estimular la economía, tras el confinamiento obligatorio que comenzó en febrero. El cierre parcial de muchas empresas generó más desempleo y caídas en las ventas de bienes y servicios.

Entre las áreas que más padecen los efectos dañinos de la pandemia se encuentran: las industrias de entretenimiento y turismo, restaurantes, bares, casinos, centros comerciales, academias, peluquería, salones de belleza, centros de spas y gimnasios, entre otros.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!