El pasado primero de mayo, día enque se celebra el día del trabajo; el estado de Jalisco amanecía con noticiasque llenan e impactan los informes, reportes y estadísticas; lejos estaríamosde presenciar lo que esa mañana sucedía, hombres armados arrebatandovehículos  particulares y de transporte para incendiarlos y bloquearavenidas, carreteras y accesos de algunos municipios; también sufrieron lasconsecuencias gasolineras y bancos en todo el estado.

El motivo, un supuestooperativo en el cual el objetivo consistían en desarticular una céluladelictiva llamada Cartel de Jalisco,Nueva Generación; que ya tiene cierto tiempo operando en el estado, sóloque hasta ese día saldría a flote dicha información pues tan solo el díaanterior Jalisco era una de las medallas del poder en turno para presumir quela seguridad en el Estado era de lo mejor.

Lo que resultahilarante es que Aristóteles Sandoval sigue diciendo que no pasa nada, que todolo tienen bajo control, cuando basta mirar tan sólo Avenida Chapultepec dondesiguen los robos de motorratones como si ya fuese un empleo como todos losdemás, aparte de que la policía está coludida con dichos grupos por una cuota porcada robo, que siguen las extorsiones por funcionarios públicos, que eltransporte público hace lo que quiere y así podemos seguir sin parar sobretodas las cosas que se hacen mal, esto prueba que no tiene ni idea de lo quesucede en el estado, no es capaz de imaginarse los problemas, vamos, no sabe nisiquiera cómo gobernar un Estado; y es que no saber qué pasa en tu casa si ya estáde plano muy ¡caramba!, o ¿Será que realmente no lo ve?

¿No lo quiere ver? o¿Le pagan para no ver?

Y qué decir deldirigente del mando de fuerza única, Nájera ¿por qué hasta las 14 horas seconvoca a conferencia de prensa?; sin ni siquiera tener datos ni accionescontra los bloqueos; dejaron que los criminales quemaran, incendiaran todo loque quisieron y las autoridades ya hasta después "controlaron lasituación", tan así, que en un sobrevuelo encontraron un grupo armado,y por casualidad, porque los sorprendieron y hasta el helicóptero les tumbaron,cómo se explica semejante incongruencia, ¿los militares realizan operativos sinportar armas?, o como es que los criminales pudieron tumbarlo tan fácil,sencillamente no puedo explicarlo.

Lo demás de lo acontecido ya lamayoría lo sabe; y todas estas acciones no demuestran más que nos quierenvender una guerra tan mal publicitada y poco convincente de que se lucha contrael crimen para darnos seguridad; si los mismos que la proveen te roban, matan ysecuestran sin que puedas hacer algo, así nuestro estado donde un pelele que gobierna sin autoridad, incapazde poner orden y que seguramente ya fue comprado.

Estas mismas expresiones lasseguiremos leyendo escuchando hasta que no exijamos cuentas claras, acciones yno una torta con refresco. No culpo tampoco a los delincuentes pues son losantagonista de esta historia. Lo que sí no puedo tolerar es que nos quieran verla cara de que juegan a los policías y ladrones; que se sientan en la mismamesa a tomar decisiones.

La necesidad te obliga hacer cosasque no quieres, pero no está permitido perder la dignidad y mucho menos que unosolo pueda fastidiar a muchos, y esos muchos no hagan nada y lo olvidenfácilmente.

Y no le pido a Dios, le imploro a la sociedad que despierte, porqueeste asunto sólo a nosotros nos compete.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más