Según la Agencia Europea delMedicamento, los ensayos para el tratamiento del Ébola no han dado todavía losresultados que se esperaban. Los fármacos, no cumplen las medidas de seguridady su eficiencia es algo dudosa. Urge que los tratamientos comiencen afuncionar, ya que el Ébola ya se ha llevado casi a siete mil personas en elcontinente africano.

Según los investigadores de laEMA, la vacuna se encuentra aún en su fase inicial.

Los tratamientos que se hanutilizado en los países desarrollados, como en España y Estados Unidos conlas personas infectadas, estaban aún en fase experimental y era la única formaque había para intentar salvar la vida de los afectados. Los científicosaseguran que en África el acceso a ciertos medicamentos es bastante complicadoy que por ello mueren la mayor parte de los contagiados.

África es el punto crítico dondemás gente hay afectada por el Ébola.

Por ello, los investigadores aseguran que esallí donde se deben realizar las pruebas de la eficacia de los fármacos.Según ha comunicado la OMS, los primeros ensayos de la vacuna comenzarán arealizarse en el próximo mes de febrero de 2015, algo que queda a la espera, antela petición de los portavoces africanos, de que se esclarezcan ciertascuestiones de interés acerca de estas pruebas experimentales.

La llegada de este virus a lospaíses ricos ha creado una gran conmoción; no en vano la OMS declaró que setrataba de una “emergencia internacional” el pasado mes de agosto. Estairrupción ha conseguido que por fin pongamos atención sobre esta pandemia queazota África y de la cual, hace un tiempo, en el primer mundo, apenas se leíauna pequeña reseña en los periódicos. Médicos Sin Fronteras, sin embargo, llevatiempo alertando del peligro que supone la propagación de este virus y de lainsuficiencia de medios para combatirlo en los países afectados.

África es ese gran olvidado, uncontinente rico dónde los haya y, paradójicamente, una de las zonas más castigadas del planeta.Y ahora, una vez más, cuando el primer mundo ve peligrar su seguridad, ponemostodos los medios para combatir la pandemia. Lo triste es que no lo hacemos paraque ellos no mueran, sino para que nosotros, el primer mundo, no nos veamosafectados. Y por eso, otra vez iremos a buscar “conejillos de indias” alcontinente africano.

Hace tiempo leí una frase que decía “los ricos no puedenmorir de hambre, por eso no le ponen remedio”, pero el Ébola es otra cosa,despierta el instinto de supervivencia, pues un virus no entiende nada acerca decuestiones económicas. 

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más