Bullying es la palabra inglesa utilizada para referirse a cualquier forma de acoso o maltrato, tanto físico como psicológico, que se repite a lo largo del tiempo. Sorprendentemente, el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) no recoge este término, a pesar de que cada vez se dan a conocer más casos de acoso. Entre un cinco y un diez por ciento de los alumnos españoles sufrieron algún tipo de acoso escolar en 2015, según datos de Servimedia. Este dato se traduce en 13 mil o 14 mil víctimas en la Comunidad de Madrid. 

Lo habitual es que el conflicto empiece con la intimidación a la otra persona mediante burlas que se vuelven sistemáticas y que pueden derivar en agresiones físicas.

Estas agresiones tienen generalmente consecuencias psicológicas en la víctima. 

La mayoría de los casos tienen lugar en la escuela y generalmente afectan a niños y niñas de entre 12 y 15 años, aunque los casos se pueden extender a otras edades. Sin embargo, con el auge de las nuevas tecnologías, este acoso se prolonga hasta sus casas mediante Internet. Esto es lo que se conoce como ciberbullying. El acosador utiliza e-mails agresivos, fotografías retocadas o incluso comentarios despectivos en sus perfiles para intimidar y hacer daño a su víctima. 

Entre los signos que pueden indicar que un niño está siendo acosado se encuentran los cambios de humor bruscos, el miedo a ir a clase y utilizar escusas para ello, no hablar sobre su día en la escuela y los cambios en el rendimiento escolar. 

Para reducir estos casos y terminar acabando con ellos hay varias soluciones que se pueden llevar a cabo.

Vídeos destacados del día

Una de las más importantes es denunciarlo, ya sea directamente por parte del afectado o afectada o indirectamente por alguien que lo ve o esté presente cuando ocurre. La educación tanto en familia como en la escuela es otro de los pilares fundamentales. Aprender a respetar a todo el mundo sin importar su aspecto físico, sus aficiones, su religión o su condición sexual, educar a los jóvenes a prevenir cualquier tipo de acoso, que sepan dónde y a quién acudir en caso de estar siendo víctimas del acoso.