El ministro de Interior húngaro Sandor Pinter anunció, en la conferencia de prensa del 9 marzo en Budapest, que el Gobierno de Hungría de Viktor Orban declaró el estado de crisis por Inmigración en todo el país, tras el cierre de la ruta de los Balcanes. Proclamó también que fortalecerá defensa de las fronteras en el sur: la policía y el ejército húngaro serán reforzados con otros 1.500 soldados adicionales.

Ha sido restaurado el control en las fronteras: Eslovenia, Croacia, Serbia y Macedonia han prohibido el paso a cualquier persona sin los documentos apropiados para el acceso a la Unión Europea, incluidos los solicitantes de asilo que tendrían derecho a entrar en el país.

Estas medidas son el resultado de un nuevo aplazamiento de un acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, que será discutido en la próxima cumbre los días 17-18 de marzo.

Mientras Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), Serbia, Croacia, Eslovenia han cerrado las fronteras, cerca de 40.000 personas todavía están bloqueados en Grecia. También la ruta Adriatica está controlada: un avión de Frontex comenzó a sobrevolar el mar entre Albania y Italia.

Sebastian Kurz, ministro de Asuntos Exteriores austriaco, dijo que la ruta que podría traer a los refugiados a Italia deberia ser cerrada, como la de los Balcanes:"No es fácil - ha declarado - obstaculizar el tráfico ilícito de migrantes. Tendremos que hacer todo lo que hemos hecho a lo largo de la ruta de los Balcanes también a lo largo de la ruta italiana-mediterránea, de manera que quede claro que se acabó el tiempo del salvoconducto hacia la Mitteleruopa, sea cual sea la ruta".

Vídeos destacados del día

El canciller austríaco Werner Faymann pidió a Angela Merkel que especifique claramente el número máximo de refugiados que está dispuesta a acoger. Faymann propone para Alemania un tope máximo de 400.000 refugiados, añadiendo que la ruta de los Balcanes debe permanecer cerrada y que los hombres, las mujeres y los niños que llegan a través de la trata dirigida por los criminales tienen que ser enviados de vuelta sin excepción.