La Independencia de México fue la consumación de todo un proceso social y político, por medio del uso de las armas, dando fin al dominio español.!Olé! Nombres como Miguel Hidalgo, José Maria Morelos y Vicente Guerrero son también rostros que recordamos por monografías, que comprábamos año tras año, en las papelerías que pegábamos con mucho cuidado en cuadernos, que una vez revisadas por la maestra, jamás volverían a ver la luz.

!Viva México!

En las escuelas, al igual que en el gobierno existe un mayor interés en celebrar una "Gran Fiesta Nacional", llena de banderas, fuegos pirotécnicos (que además de contaminar el medio ambiente, afectan a los animales provocándoles crisis nerviosas), comida típica mexicana, trajes regionales y los mismos discursos de siempre, que son repetidos por niños de primaria, así como por altos funcionarios gubernamentales.

Y claro, el gran desfile militar que a nadie le interesa realmente, ya que todos saben que el ejército mexicano, en una guerra sería tan efectivo como México en un Mundial de Futbol.

A pesar de que nos repiten todos los años la misma información sobre los hechos de la Independencia, la realidad es que al salir de la escuela olvidamos todo lo aprendido, ya sea porque lo que "estudiamos" tantas veces ademas de tedioso, se vuelve obsoleto y cuando los padres ayudan con sus tareas a sus hijos, se repite la misma historia monótona, de pegar monografías, vestirse de Miguel Hidalgo y repetir discursos que parecen sacados de una película infantil.

¿Hay algo que celebrar?

Evidentemente habernos independizado de España fue un logro que hay que recordar, pero debemos seguir hacia adelante y no vivir de un hecho que, además de ser pasado es algo "normal". Todas las naciones se independizaron de sus colonizadores y hoy viven su propia identidad nacional. Aún me resulta interesante las personas que "odian" a los españoles y todo sobre la conquista, cuando España fue conquistada por diversas naciones. No se minimiza el hecho de la crueldad de la guerra y sus distintos tipos de torturas y violaciones de los derechos humanos. Lo que se busca es evolucionar, tomar las experiencias de la historia y transformarlas en un mejor presente.

Pero, este presente de México, es una realidad quizá hasta más perversa que cuando sucedió esta guerra de Independencia, así que más que celebrar se debería redoblar esfuerzos por mejorar el país, no sólo con discursos, sino con hechos, donde el poder de decisión sea de la población y no de un pequeño grupo de la élite que busca desinformar, controlar y abusar de los mexicanos y sus recursos naturales.

Como mexicanos debemos pensar cómo podemos ayudarnos entre nosotros mismos, formar alianzas, diálogos y llevar acabo soluciones; basta de las marchas, es momento de hacer acciones con resultados prácticos que nos ayuden a todos.

¡Felices fiestas y Buen provecho!