Los edificios volvieron a caerse 32 exactos años [VIDEO] después de aquel amanecer catastrófico de 1985, el pasado martes 19 de septiembre del 2017.

Apenas, el país iba superando un fuerte Sismo del 7 de septiembre a las 11:49 de la noche, con una magnitud mayor a los 8.0 Richter en el sur, donde Guerrero, Oaxaca [VIDEO] y Chiapas fueron los más afectados. Aquel día, el presidente de la nación, Enrique Peña Nieto, ordenó suspender las clases en las escuelas de once Estados y lo nombró como "el Temblor más fuerte del país en los últimos 100 años."

Poco antes, la alarma sísmica había sonado en la capital, pero por un error.

La falsedad de la alerta tenía al pueblo relajado y con la guardia distraída. DebEstadossto, el poderoso temblor tomó por sorpresa a mucha gente, quienes tuvieron pérdidas considerables, problemas de salud y (por desgracia) fallecimientos.

Sumémosle las señales de vulcanismo en Popocatepetl, tormentas eléctricas en el centro y sur del país, 266 réplicas del sismo y los fuertes huracanes [VIDEO] en el Caribe y Golfo de México. Para ser sinceros, nadie se imaginaba que algo más estaba por ocurrir y que terminaría de paralizar a toda la patria.

#FuerzaMéxico

El 19 de septiembre a la 1:14 de la tarde, hora del centro de México, una nueva catástrofe ocurrió, donde los Estados de Morelos, Puebla y la CDMX sufrieron las peores consecuencias.

Debido al aniversario del temblor de 1985, instituciones, empresas y organizaciones realizaron simulacros en todo el país para reforzar la cultura de emergencia. Este factor ayudó en gran medida, porque en esta ocasión, la alarma sísmica no sonó y todo fue de repente.

A través de las redes sociales comenzaron a llegar mensajes de aliento, donaciones y apoyo por parte de personas de todo el mundo, entre ellas, celebridades del deporte, farándula, periodistas, políticos y rescatistas profesionales que llegaron a ayudar.

No quiero tocar el tema del número de muertos que hubo en el sur ni en el centro. Es totalmente lamentable el colapso de escuelas, viviendas, edificios, incendios de gasolineras, accidentes viales, derrumbe de puentes, formación de grietas en el suelo, etc. El presidente Enrique Peña Nieto volvió a aparecer para nombrar tres días de luto tras el infierno ocurrido.

Viva México

¿Y los mexicanos? Unidos como siempre. La catástrofe hizo que la población se uniera más que nunca. Miles de personas como voluntarios, creando albergues y brigadas, ayudando a los marinos, policías y bomberos. Haciendo honor al himno nacional: "Un soldado en cada hijo te dio".

Es muy complicado no llenar los ojos de lágrimas al ver cómo nadie deja al prójimo en el suelo y bajo los escombros; es complicado no erizar la piel al escuchar el 'Cielito Lindo' mientras se trabaja para socorrer a los demás y ayudar al país a salir adelante. Es complicado no estremecerse al notar la dedicación y esperanzas del pueblo mexicano en encontrar vida hasta el último rincón, sin importar si es una persona o una mascota, todas las vidas son importantes.

Es complicado no llorar al ver cómo la lluvia, el granizo y la noche fría no es impedimento para auxiliar a nuestros hermanos paisanos.

Algunos perros rescatistas acapararon la atención en internet. Por desgracia algunos perdieron la vida rescatando otras. Hay un dicho que dice "No todos los héroes usan capa" y tiene razón.

Hoy, México le ha dado una lección al mundo de que la unión hace la fuerza y todos debemos estar orgullosos de ello.