Fue un 17 de octubre de 1953 cuando en el Diario Oficial de la Federación (DOF), se decretaba que las mujeres también tendrían poder de decisión en la vida política de este país, a través del voto, eligiendo a sus gobernantes, un derecho hasta antes de esa fecha, exclusivo de los hombres.

Si bien es un punto decisivo y a favor de la igualdad, para la sexta regidora del Ayuntamiento, Berenice Sosa Osorio, presidenta de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, aún falta mucho camino por recorrer para que la igualdad se dé en todos los sectores, caminata que ella ya ha empezado desde su puesto.

“Ya son 64 años del voto de la mujer, y creo que es momento de recordar y seguir adelante. Si bien está plasmado en las leyes, esta igualdad entre hombres y mujeres, en otros sectores como el laboral aún hay que perseverar muchísimo para que esa discriminación ya no exista, que se acepte sin miramientos que la mujer puede estar en cualquier posición y que puede comentar sobre cualquier tema, que sus posturas sean aceptadas”, aseguró Sosa Osorio.

“Creo que hay todavía mucho por caminar, tenemos que avanzar y unirnos porque México así lo requiere, sobre todo en estos momentos, para poder crear un México democrático, un México distinto” concluyó la sexta regidora.

Aún hay que perseverar muchísimo para que esa discriminación ya no exista, que se acepte sin miramientos que la mujer puede estar en cualquier posición y que puede comentar sobre cualquier tema.

Historia del voto femenino

En México las primeras acciones por brindar a la mujer el derecho a votar se dieron en Yucatán, en 1923, cuando se reconoció este derecho a nivel municipal y estatal, siendo tres mujeres elegidas como diputadas a nivel estatal, además de una regidora en la demarcación de Mérida, sin embargo, tras el asesinato del Gobernador, Felipe Carrillo Puerto, fueron destituidas.

En 1937, Lázaro Cárdenas logró que las cámaras y las legislaturas de los estados aprobaran una reforma para que las mujeres pudieran votar, sin embargo, nunca se concretó ante la negativa del Partido Nacional Revolucionario (PNR), la base del PRI, al argumentar que las figuras de autoridad de las iglesias podrían influenciar a las mujeres al momento de votar.

Para Sosa Osorio esta fecha representa la necesidad de continuar la lucha por el camino hacia la igualdad, el voto fue un primer paso, ahora hace falta correr hasta la meta, un México justo, un México de equidad.