Los jóvenes intelectualmente avanzados tienen mucho en sus mentes, y no siempre en el buen sentido. En los colegios tradicionales, estos perfiles tienden a ser poco comprendidos y son tildados de "niños problemas", la razón es que sus mentes van mucho más rápido que la de sus compañeros, por lo que las actividades pensadas para ese nivel, les resultan aburridas y poco interesantes.

Solo por ser académicamente avanzados, muchos de estos jóvenes están sujetos a intimidación y aislamiento social. Con demasiada frecuencia, se diagnostican incorrectamente como trastornos mentales. Las escuelas tradicionales, e incluso los propios padres de los niños, simplemente no saben cómo proporcionar instrucción y atención avanzadas.

Y en casos extremos, los estudiantes pueden deprimirse gravemente, desmotivarse y es muy poco probable que logren su potencial casi ilimitado.

Esta la razón principal detrás del Centro de Atención al Talento (CEDAT), atender a esa parte de la población que es discriminada por ser superdotada. La mayoría de las veces, los niños superdotados son diagnosticados erróneamente y, a veces incluso son considerados niños con síndrome de déficit de atención o estudiantes malos, por lo tanto, están segregados y corren el riesgo de tener una baja autoestima, simplemente porque son diferentes del promedio.

Dafne: La psicóloga más joven del mundo

Una de las niñas prodigio más conocida de México, Dafne Almazán, es una psicóloga de tan solo 14 años que ha vivido en carne propia esta situación, por lo que ha decidido ayudar a otros jóvenes que, como ella, son superdotados y necesitan una educación adaptada a sus necesidades.

Actualmente, está cursando una maestría en educación y se cree que es la psicóloga con licencia más joven del mundo.

Dafne descubrió su misión en la vida a una edad temprana. Eligió estudiar psicología porque quería ofrecer apoyo y orientación a niños avanzados que son incomprendidos: estudiantes como su hermano mayor Andrew, quien a los nueve años fue objeto de burlas por parte de sus compañeros de clase por corregir a sus maestros. Después de las luchas de su hijo -y para asegurarse de que Dafne y su hermana Delanie evitarían ser estigmatizadas por ser increíblemente inteligentes-, los padres de los niños Almazán establecieron el Centro de Atención al Talento (CEDAT), una escuela privada en la Ciudad de México que abastece a la necesidades emocionales e intereses educativos de jóvenes considerados genios y/o superdotados.