Una de las promesas más repetidas por Donald Trump como candidato presidencial, fue la construcción de un gigantesco muro para dividir de manera más clara la frontera entre México y Estados Unidos.

Hace una horas en lo que parece un claro mensaje de que el muro será una realidad, el gobierno de Trump presentó en San Diego, California, ocho prototipos construidos por seis empresas.

Durante la presentación de los proyectos se anunció que ahora deberán ser evaluados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, y serán ellos los que definan -en un plazo de 30 a 60 días- su viabilidad para que el muro no pueda ser escalado, penetrado o atravesado de alguna manera.

Las seis empresas encargadas de presentar los prototipos tendrán precisamente un mes para poder demostrar que los muros que construirán servirán para evitar el flujo de personas y de contrabando de sustancias ilegales y armas al suelo estadounidense.

El gobierno de Trump asegura que sí va

El ahora presidente de la nación más poderosa no se ha cansado de repetir que el muro sí se construirá y que, de una manera u otra, los mexicanos pagaremos por él. En respuesta, el gobierno mexicano ha asegurado que eso no va a suceder.

El deseo de Donald Trump es que el muro supere en altura al que ya existe y que abarque --a diferencia del actual-- los más de 3 mil kilómetros de frontera que separan a ambos países.

Cabe recordar que, según las promesas del presidente estadounidense, su gobierno dispondrá de un presupuesto de mil 800 millones de dólares, en 2018, para iniciar la construcción del muro. Y que en total, podría costar más de 20 mil millones de dólares.

Ninguna de las propuestas cuentan con paneles solares

Otra de las promesas de Trump en torno al muro fronterizo, era que éste debería tener paneles solares para aprovechar la luz solar, haciendo de esta gran muralla una fuente de energía limpia que ayudaría a abastecer los pueblos del lado de la frontera estadounidense.

La Patrulla Fronteriza -encargada de la revisión y aprobación de las propuestas- ha dicho que de los ocho posibles muros, cuatro están hechos de concreto, dos de acero y los otros dos restantes combinan ambos materiales.

Las pruebas que se llevarán a cabo en las próximas semanas buscan evitar la proliferación de más túneles que son utilizados por las mafias de "polleros" y las bandas del crimen organizado que han construido, según datos oficiales, de 1990 a enero de 2017, 231 túneles en la frontera de los estados de California y Arizona.