La enfermedad

El mundo está en la actualidad enfermo, golpeado y padeciendo un proceso de cambio constante y agresivo en donde desafortunadamente está envuelta e implícita la #Violencia y #muerte.

Líderes como Nicolás Maduro, utiliza la opresión y #violencia contra el pueblo de Venezuela, que cada día muere de hambre, como medida para mantener el control de su gobierno.

Donald Trump y Kim Jong-un, se amenazan todos los días mutuamente, con bombardear sus respetivos países, colocando al mundo entero al borde de una guerra nuclear que seguramente podría tener resultados incalculables y desastrosos.

El mismo Donald Trump con su estilo déspota y majadero, ha dividido a su nación con sus comentarios racistas, a tal grado que uno de sus propios ciudadanos mató a jóvenes inocentes, cuyo único pecado fue estar en un concierto de música.

A esta lista de líderes opresores hoy se suma Mariano Rajoy, presidente de España, quién desperdició la valiosa oportunidad de aparecer como el hábil negociador que evitaría la independencia de Cataluña, para en cambio mostrar al mundo un espectáculo vergonzoso del uso excesivo que representa la fuerza pública utilizada contra la sociedad, que tan solo desea ser escuchada y libre.

Aquí ya tenemos experiencia

En México, no es posible quedarnos atrás o fuera de este contexto de #violencia y #muerte.

La agresión a la sociedad mexicana, ha sido desde tiempo atrás, factor de poder y control ante la población, del mismo modo que lo aplican hoy España, Estados Unidos y Venezuela.

En el año de 1968, un grupo de jóvenes estudiantes fue masacrado desde las azoteas de los edificios en la Plaza de las tres culturas en Tlatelolco.

El mismo modus operandi que utilizó un solitario francotirador en Las Vegas para tirotear a los jóvenes asistentes a un espectáculo de música, con la gran diferencia de que en México, [VIDEO] fue en ese entonces el ejercito mexicano enviado por el presidente Gustavo Díaz Ordaz y bajo las órdenes del entonces secretario de gobernación Luis Echeverría, -a quien como premio se le diera la presidencia de la república-.

Otros casos

Desde ese entonces, en México pueden desaparecer estudiantes y no tener respuestas, se pueden matar mujeres en la casa o en el transporte público y ser considerado un hecho esporádico, se puede asesinar a cualquier persona en cualquier momento o lugar sin obtener un castigo por ello.

Crisis Mundial

Es triste y preocupante observar como la #violencia, agresión y #muerte de personas inocentes en actos terroristas o domésticos está siendo nuestra nota de todos los días.

Se están perdiendo los valores y el respeto por la vida en cualquier lugar del planeta y aquellos líderes mundiales quienes tienen la obligación de fomentar la paz, son los primeros en colocarse en una postura de inalcanzables y poderosos capaces de reprimir el pensamiento, expresiones y anhelos de justicia y libertad.

No hay lugar o rincón del planeta que esté a salvo de este mal.

La esperanza

Los jóvenes millennials de hoy, tienen la oportunidad de cambiar este rostro de sangre que los adultos les estamos dejando.

En México estos jóvenes, han demostrado carácter y poder de convocatoria para estar unidos en estos difíciles días de salvamento y rescate tras el terremoto del 19 de septiembre.

La sociedad mexicana está despertando y con el uso de las redes sociales la gente externa su opinión, burla y desagrado a diversos asuntos políticos del país.

La #violencia, agresividad y #muerte debe de ser desterrada de la sociedad en base a respeto y valores, que tristemente se han quedado guardados en los libros del ropero más escondido de la casa.