2

Según el estudio "Mujeres y Hombres en México 2016", elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2015, la distribución por edad de la población femenina en edad fértil, muestra que los dos grupos más jóvenes son los más numerosos (de 15 a 19 con un 16.4% y 20 a 24 años de edad con 16.6%), los cuales, representan casi la tercera parte de las mujeres mexicanas en edad reproductiva.

El mismo estudio, revela que el 7.8% de las adolescentes de 12 a 19 años de edad son madres, así como que, considerando la edad y el número de hijos, en este mismo grupo de adolescentes, 13 de cada 100 tienen ya dos hijos.

La Universidad Autónoma de Tlaxcala y Elvia Ortiz Ortiz, integrante de la Academia Mexicana de las Ciencias, en México, una de cada tres mujeres embarazadas es menor de 20 años.

Más del treinta por ciento de los adolescentes han comenzado su vida sexual

En declaraciones más recientes (2017), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), resaltó que México ocupa el primer lugar en embarazos de adolescentes, con una tasa de fecundidad de 77 nacimientos por cada mil mujeres de 15 a 19 años de edad.

Lo que quiere decir que, aproximadamente, el 31.2% de los adolescentes mexicanos en este grupo de edad (15 - 19) han comenzado a tener relaciones sexuales, pero no de manera responsable, puesto que el 56% de ellos ha resultado embarazado.

En su estudio, INEGI también reveló que los estados que encabezan las lista de nacimientos registrados por mujeres de entre 10 y 19 años de edad son: Coahuila de Zaragoza (22.3%), Chihuahua (22.1%) y Durango (20.5), seguidos por Nayarit (20.0%), Guerrero (20.0%) , Sonora (19.8%), Tabasco (19.7%) y Aguascalientes (19.7%).

Las entidades con el registro más bajo de nacimientos de madres adolescente ( 10 y 19 años de edad) son: Jalisco (17.5%), Nuevo León (17.0%), Querétaro (16.8%), y la Ciudad de México (15.3%).

Más del 30% de las adolescentes son madres solteras

Por último, el análisis del comportamiento de los nacimientos registrados, considerando el estado conyugal de la madres, muestra que mientras en el año 2000 el 54.1% de los nacimientos sucedía en madres casadas, para 2014, el porcentaje disminuyó al 32.5%. Por su lado, el porcentaje de nacimientos en donde las madres son solteras o viven en unión libre, muestra incrementos del 3,1 y 18.8 puntos porcentuales, entre el mismo lapso de tiempo.

A pesar de las cifras, se observa que el fenómeno del embarazo adolescente, visto desde la historia, no se comporta igual en todas las entidades federativas y por lo mismo es difícil establecer un patrón o línea de causalidad para identificar cuáles son los factores territoriales o de contexto para explicar lo que ahora ocurre en el país.