La playa de kuta, situada en Bali, Indonesia, está bordeada de palmeras y ha sido durante mucho tiempo la favorita de los turistas que buscan el sol y el nadar, pero hoy en día su costa dorada está desapareciendo bajo una montaña de basura.

Las pajitas de plástico y los paquetes de comida se encuentran entre los que toman el sol, mientras que los surfistas que se mecen detrás de las olas esquivan los desechos, que salen de los ríos o los remolcan las corrientes.

"Cuando quiero nadar, no es realmente agradable. Veo mucha basura aquí todos los días, todas las veces", explica la viajera austríaca Vanessa Moonshine.

"Siempre viene del océano.

Es realmente horrible", agrega. La isla de vacaciones de Indonesia, a menudo bautizada como un paraíso en la tierra, se ha convertido en un cartel embarazoso para el problema de la basura en el país.

El archipiélago de más de 17.000 islas es el segundo contribuyente más grande del mundo a los desechos marinos después de China [VIDEO]e Indonesia. Se estima que Indonesia produce 1.29 millones de toneladas colosales de desechos al año.

Las olas de plástico que inundan los ríos y los océanos han estado causando problemas durante años, obstruyendo las vías fluviales en las ciudades, aumentando el riesgo de inundaciones y lesionando o matando animales marinos que ingieren o quedan atrapados en los envases de plástico.

El problema ha crecido tanto que los funcionarios en Bali el mes pasado declararon una "emergencia de basura" a lo largo de un tramo de costa de seis kilómetros (3.7 millas) que incluía las populares playas Jimbaran, Kuta y Seminyak.

Las autoridades desplegaron 700 limpiadores y 35 camiones para retirar aproximadamente 100 toneladas de escombros, cada día a un vertedero cercano.

"Las personas con uniforme verde estaban recogiendo la basura para moverla, pero al día siguiente vi la misma situación", dijo el alemán Claus Dignas, quien afirmó haber visto más basura con cada visita a la isla. "Nadie quiere sentarse en bonitas sillas de Playa y enfrentar toda esta basura ", agregó.

El problema de la basura de Bali está en su peor momento, durante la temporada anual del monzón, cuando los fuertes vientos empujan restos flotantes marinos hacia la playa y surgen crecidas de los ríos que lavan basura de orillas de la costa; de acuerdo con Putu Eka Merthawande, la agencia de medio ambiente local.

"Esta basura no proviene de personas que viven en Kuta y áreas cercanas". "Sería suicida si la gente de Kuta lo hiciera". A unos 72 kilómetros de Kuta, el Monte Agung amenaza con estallar durante dos meses, lo que provocó que los turistas cancelen las visitas y desplacen a decenas de miles de aldeanos, que viven dentro de un radio de 10 kilómetros del cráter del volcán.

Pero el problema de los desechos de la isla, no es menos de una amenaza; dijo I Gede Hendrawan, un investigador de oceanografía ambiental de la Universidad Udayana de Bali.

"La basura es estéticamente inquietante para los turistas, pero el problema del desperdicio de plástico es mucho más grave", dijo a la AFP."

Peces en peligro

Los microplásticos pueden contaminar a los peces que, si son consumidos por humanos, podrían causar problemas de salud, incluido el cáncer. Indonesia es uno de los casi 40 países que forman parte de la campaña Clean Seas de la ONU, que tiene como objetivo detener la ola de basura plástica, que contamina los océanos.

Como parte de su responsabilidad con la protección del ambiente, el gobierno se ha comprometido a reducir los desechos de plástico marino en un 70 por ciento para 2025. Tiene previsto impulsar los servicios de reciclaje, frenar el uso de bolsas de plástico, lanzar campañas de limpieza y aumentar la conciencia pública.

Aún así, la magnitud del problema que enfrenta Indonesia es enorme, debido a su población de más de 250 millones y una infraestructura de procesamiento de residuos deficiente.

Hendrawan, que dice que tanto locales como turistas son responsables del problema de la basura de la isla, instó a las autoridades a invertir más recursos para abordar el problema.

"El gobierno de Bali debería ahorrar más presupuesto para concienciar a la gente sobre el cuidado de los ríos locales, no para arrojar desechos", dijo.

"El gobierno central debería impulsar la campaña para reducir el uso de envases de plástico y prohibir bolsas de plástico en tiendas convenientes".