Si de empezar el año haciendo cambios se trata, California, el sexto estado más poblado de Estados Unidos con una de las economías más robustas del mundo, sentará un precedente que podría cambiar el curso de su historia: A partir del lunes 01 de enero de 2018, el uso de marihuana será legal. Un producto ridiculizado por la sociedad y el entretenimiento, se normalizará culturalmente y se integrará económicamente, además de ayudar a desestigmatizar no sólo a la planta, sino su uso y el perfil de sus usuarios.

Con esta acción, se pondrá en vigor la recién creada Oficina de Control de Cannabis, un acto burocrático que muchos activistas no se atrevieron a soñar, y que de hecho se ha cumplido, y saldrá a la luz una industria paralela con valor de miles de millones de dólares anuales, que ocupará un lugar junto a la agricultura, los productos farmacéuticos, el sector aeroespacial y otros sectores que están regulados y gravados.

California legalizó la marihuana con fines medicinales [VIDEO] en 1996, dando paso a una red de dispensarios, empresas derivadas y la creciente aceptación de la corriente principal. Eso culminó en los votantes el año pasado aprobando la proposición 64, una iniciativa de votación que legalizó la venta de Marihuana para la recreación.

Capitalismo y María

Esta resolución se espera que desate cambios profundos en todo el estado. El Valle de Salinas, una zona agrícola al sur de San Francisco apodada la ensaladera de América, ya se ha ganado un nuevo apodo: el cubo de cannabis de Estados Unidos. Los inversionistas de Silicon Valley y otras personas adineradas esperan conquistar fortunas mediante el desarrollo de tecnología para cultivar, transportar, almacenar y vender hierba.

Los empresarios están diseñando productos y servicios relacionados con la marihuana. Los financieros están explorando formas de retirar los ingresos, estimados en $ 7 mil millones por año para 2020, en banca corporativa.

Aunque esto es un hito en la historia de la nación norteamericana, California no es el pionero. El estado de Colorado se hizo con ese manto en enero de 2014 cuando se convirtió en la primera jurisdicción en el mundo, superando al estado de Washington y a Uruguay, por meses, en legalizar las ventas de cannabis recreativo.

Pero el peso cultural, político y económico hace de California un hito en la campaña de legalización global. Este es el estado que incubó las carreras políticas de Richard Nixon, quien lanzó la guerra contra las drogas en 1971, y Ronald Reagan, quien continuó con las políticas de prohibición y la llamada "War On Drugs" en la década de los 80.

California sentará precedente

La completa legalización parece histórica y hará que muchos dispensarios de marihuana medicinal (cuyo uso fue legalizado en 1996), deberán adaptarse a los nuevos tiempos y abrir espacios para clientes de recreación mientras mantienen habitaciones separadas para los pacientes.

El impuesto sobre el botiquín medicinal es más bajo, por lo que los dispensarios esperan que el segmento del mercado disminuya pero no desaparezca.

Asimismo, las autoridades estatales le han otorgado a los condados y a las ciudades autoridad y responsabilidad para gobernar la nueva industria. El resultado es un mosaico. Algunos lugares, como el condado de Kern, todavía prohíben toda actividad de marihuana comercial. LA y San Francisco aprobaron recientemente las regulaciones locales, por lo que podrían pasar semanas o meses antes de que comiencen a brotar las tiendas de marihuana recién licenciadas. Oakland, Santa Cruz y San Diego tienen operadores con licencia listos para abrir el lunes.