Las Mambas Negras o Black Mamba son una unidad especial sudafricana conformada por más de una veintena de mujeres, su objetivo es luchar contra los cazadores furtivos, para garantizar la preservación de animales en peligro de extinción [VIDEO] como folidotos, rinocerontes blancos y guepardos. Este peculiar escuadrón nació en 2013, la iniciativa fue ideada por Craig Spencer, director de la Reserva Natural Balule, ubicada en la provincia de Limpopo, Sudáfrica [VIDEO].

Este grupo en pro de la fauna, realiza patrullajes constantes en la Reserva Natural Balule, el área de guardia alcanza una extensión de 400 kilómetros, el trabajo de campo de las Mambas Negras es semejante al de cualquier depredador que habita la sabana africana: ellas están expectantes durante el día y la noche, rastrean todo tipo de huellas que dejan los cazadores, vigilan con sigilo y pericia la zona para evitar la aniquilación de los animales salvajes.

¿Cómo actúan las Mambas Negras?

Cada una de las Mambas Negras tiene como encomienda destruir las trampas colocadas por los cazadores furtivos. Asimismo, deben informar sobre cualquier anomalía que detecten; por ejemplo, violaciones en las vallas, detonaciones o huellas sospechosas. Gracias a este escuadrón, se ha logrado reducir en la zona un 76% la caza furtiva.

Las Mambas Negras no están habilitadas para arrestar a sospechosos o personas que hayan sido atrapadas infraganti, ellas deben solicitar la participación de grupos especiales para detener a quienes estén implicados en los delitos. Cabe señalar que, los miembros de las Black Mamba no portan armas, ellas simplemente se valen de sus habilidades corpóreas para desempeñar sus labores diarias.

Entrenamiento de las Mambas Negras

Al no portar armas para defenderse de los animales salvajes y de los cazadores, las Mambas Negras reciben un adiestramiento riguroso por 90 días.

En ese periodo, las aspirantes a Black Mamba aprenden cosas básicas como utilizar walkie-talkies, también realizan rutinas de ejercicio físico y prácticas de supervivencia en áreas naturales.

Esta última fase del entrenamiento es determinante, ya que las candidatas ponen en práctica su destreza física y mental; en un ambiente hostil deben aprender a sobrevivir sin alimento ni agua, además de ello, deben erigir sus propios campamentos con los elementos que encuentren en la zona. A pesar de que el entrenamiento es extenuante y arriesgado, éste ha dado grandes resultados, pues no ha habido ni un sólo incidente que lamentar desde que se fundó el grupo.

El empoderamiento de las Mambas Negras

Las Mambas Negras no sólo tienen que librar una lucha diaria contra los posibles ataques de la fauna y de los cazadores, también deben pelear constantemente por demostrar que tienen las habilidades necesarias para desempeñar su cargo que, para muchos lugareños, es una labor concerniente a los hombres.

Debido a los resultados positivos de su trabajo, las Black Mamba se han empoderado y están obteniendo - poco a poco - el reconocimiento de los habitantes de la provincia de Limpopo.

Con su labor, las integrantes de las Mambas Negras han ayudado a preservar el hábitat de cientos de animales salvajes en Sudáfrica; además de eso, han logrado ofrecer a sus familias una mejor calidad de vida en un mundo rodeado de naturaleza y diversidad de oportunidades laborales.